viernes, mayo 19, 2017

Pasaporte Gringo


PASAPORTE GRINGO


Ceremonia de Naturalización
Ciudad de Bedford, New 
Hampshire. Abril, 2017
El pasado martes siete de marzo Terry y yo salimos de casa a las once y quince de la mañana. Fue un día nublado, gris y lluvioso. Tras muchos meses de espera, por fin se iba a llevar a cabo mi entrevista y examen para obtener la ciudadanía estadounidense. La cita era en la ciudad de Bedford, New Hampshire, ubicada a hora y media de mi lugar de residencia. Apremiado por el trabajo y los quehaceres de la casa no pude prepararme adecuadamente para el examen. Incluso, durante varios meses quise tomar un curso nocturno de Educación Cívica, pero no se dio. Llegado el día señalado sólo me quedó confiar en mis conocimientos de cultura general que alimento a través de lecturas habituales y el seguimiento de las noticias.

Años atrás había adquirido el derecho a la ciudadanía estadounidense pero no la solicité, por entonces aquello no había sido una prioridad para mi, pero todo cambió el año 2016 cuando durante las elecciones primarias del Partido Republicano el candidato Donald Trump comenzó a perfilarse con fuerza como posible ganador. Considerando que su candidatura representaba un peligro para valores democráticos como la tolerancia, inclusión y sensibilidad social, decidí adquirir la ciudadanía y sufragar en la elecciones. Lamentablemente el derecho a voto me llegó demasiado tarde, y Donald Trump devino en presidente de todas maneras.

En Bedford me fue bien, aprobé el examen y me dijeron que por correo postal me indicarían la fecha para la ceremonia de naturalización. El viaje de vuelta a casa fue igual al de ida: el cielo permanecía encapotado y la lluvia se estrellaba persistentemente contra el parabrisas del auto. Apenas se distinguía la pista, los árboles o los edificios. El mundo era un lienzo gris con trazos imprecisos de matices plomizos. O, por lo menos, así lo percibía mi estado de ánimo. Abatido por problemas de salud en mi familia y escasas horas de sueño me hundí en el asiento del carro, “maneja con cuidado” le dije a Terry, y me refugié en mis pensamientos.


Ceremonia de Naturalización
Ciudad de Bedford, New 
Hampshire.  Abril, 2017
Eduardo & Terry  
Mientras el vehículo avanzaba en la carretera, mi mente retrocedía en los recuerdos. Hasta entonces no había pensado con detenimiento en cómo aquel politizado jovencito de los años setenta que gritaba “¡Acción contra el imperialismo yankee!”, ahora, en el otoño de su vida se encontraba a punto de devenir en un “gringo”. No sentía complejos al respecto, sólo la curiosidad intelectual de entender la evolución. No faltará por ahí la sonrisa burlona de algún crítico ante mi noticia. No importa, sé que la envidia guarda muchos disfraces en su ropero y el de “anti todo” es uno de ellos. Al final de cuentas, de la gente de mi generación que algún día militamos en uno u otro lado del espectro político, no somos muchos los que hemos mantenido la pobreza con decencia a lo largo de nuestras vidas.

Desde que mi hija Dorothy Elsa nació en Londres el año 1999, en forma regular hicimos viajes de Inglaterra a USA para visitar a la familia de mi esposa, y finalmente el 2003 nos mudamos del todo a este país. En New Hampshire ha crecido mi hija, he aprendido el inglés norteamericano, me he hecho de mi propia casa que arreglo y cuido con mis mismas manos, mantengo una buena relación con la familia de aquí, tengo un puñado de buenos amigos, y en el trabajo soy considerado por las personas con las que me relaciono. 

Hay cariños que crecen sin que uno mismo se de cuenta, sean por una persona o por un lugar. Es mi caso con este país. En realidad yo no lo sabía y lo descubrí de una manera inesperada. Sucedió durante la Copa del Mundo 2006 en Alemania. USA jugaba contra Ghana y yo sentado en el mueble miraba el partido en la televisión, los africanos estaban un gol adelante y a los 43’ del primer tiempo llegó el empate por intermedio de Clint Dempsey, salté en el aire entusiasmado y grité ¡GOL! Estuve celebrándolo por unos instantes y luego me di cuenta de mi reacción. Fue una revelación. Pude haber seguido festejando… pero unos minutos después Ghana anotó otro gol con lo cual eliminó a USA del mundial.

El año 2008 el pueblo estadounidense eligió al primer presidente negro de la historia de este país, acontecimiento que me llenó de orgullo y alegría. Durante el mandato del Presidente Obama admiré su honestidad, decencia y humanismo. No tengo duda que el tiempo y la historia lo recordarán como uno de los hombres más importantes de la vida política norteamericana. Y, como si ello fuera poco, el año pasado llegué a pensar que la vida también me daría el privilegio de ver elegida a la primera mujer presidenta. Lamentablemente, como es por todos conocido, Hillary Clinton perdió las elecciones y esta gran posibilidad no se cristalizó.


Manzano silvestre en el patio 
de la casa. Rollinsford, New 
Hampshire.  Mayo, 2017
El Miércoles 26 de Abril volví a Bedford para la ceremonia de naturalización. Hasta la mañana del día anterior el plan era que yo viajaría solo al evento, pues ese mismo miércoles Terry tenía programada una cita médica en la ciudad de Boston. Pero el martes sucedieron dos cosas: al llegar al trabajo mi jefe me dijo que su esposa y él habían decidido acompañarme a Bedford y, horas más tarde, Terry me anunció que había logrado cambiar la fecha de su cita médica y que también vendría conmigo. En realidad llovió tanto el miércoles que temprano mi jefe debió cancelar el trabajo y nadie laboró ese día. “Los vientos de marzo y las lluvias de abril traen las flores de mayo”, dice un viejo proverbio inglés, y la gente de Nueva Inglaterra con razón lo repite como propio. 

Con marzo se fue el invierno y con abril había llegado la primavera. Camino a Bedford ya no había nieve en las calles, en cambio resaltaban las flores amarillas de los arbustos de forsitia y las rosado púrpuras de los rododendros; los esqueléticos árboles de arces salpicados de brotes que darían lugar a nuevas hojas; las magnolias, cerezos y manzanos silvestres exultaban capullos que pronto explotarían en flores, color y belleza; y en los jardines más próximos a las casas las albas campanillas y púrpuras azaleas (flores de transición entre el invierno y la primavera) ya se habían despedido y ahora los espacios eran disputados por narcisos amarillos, jacintos azules y pensamientos con todos los colores del arco iris, mientras que lirios, peonias y tulipanes iban sacando la cabeza de su manto de tierra y empezaban a desperezarse tras un largo sueño invernal.

La ceremonia en Bedford fue sencilla y acogedora. Al final de los discursos una treintena de personas de diversas partes del mundo recibimos los certificados que nos acreditan como ciudadanos del país del Tío Sam. Durante el viaje de regreso mi jefe, su esposa, Terry y yo nos detuvimos en un Starbucks de la carretera y compartimos café, pasteles y mucha conversación. Esa fue la única celebración. A todos nos esperaban quehaceres en la casa y al día siguiente había que trabajar. Terry y yo hicimos planes para obtener mi pasaporte estadounidense. Como peruano muchas veces me resulta difícil obtener visa para viajar a diferentes países, y un pasaporte con la nueva nacionalidad me abriría las puertas de esos lugares.


Puerto de Portsmouth, New 
Hampshire.      Agosto, 2003
Eduardo & Dorothy  junto  a 
su primer  domicilio en  USA
El sábado seis de mayo también llovió. Ese día Terry y yo viajamos al puerto de Portsmouth para gestionar mi nuevo pasaporte en una oficina que atendía medio día y no requería cita previa. El realidad había llovido bastante desde el día anterior y en el sótano de mi casa la bomba de agua trabajaba frenéticamente para expulsar hacia afuera el agua que a través del subsuelo incesantemente se filtraba al interior de la casa. En otro relato he contado que años atrás, durante las pérdidas de fluido eléctrico causadas por tormentas de nieve, hielo o viento, la bomba de agua dejaba de funcionar y yo debía sacar el agua del sótano con baldes de la misma manera como lo hacen mis compatriotas en el Perú, pero ese problema lo solucioné adquiriendo un generador eléctrico que cubre los vacíos durante los “apagones”. 

Tengo un cariño especial por Portsmouth y siento alegría cada vez que vuelvo a este lugar vibrante y diverso. Fue la primera ciudad del estado de New Hampshire donde viví cuando el año 2003 nos mudamos a Norteamérica. Aquí sólo residimos un mes pero me recuerda a la mezcla de inquietud y esperanza de mis primeras vivencias en el nuevo país. Mi hija Dorothy Elsa entonces tenía cuatro años de edad y por las tardes la llevaba al malecón a mirar el Océano Atlántico, y cada media hora esperábamos a que el puente Memorial se abriera y cerrara para dejar pasar a los barcos. Además, cada puerto y cada mar que veo en el mundo me evocan siempre a otro puerto en el Pacífico Sur, en cuyas olas se mecen todavía las otras partes de mí.

El día martes 16 del presente mes no llovió. En realidad fue un día esplendoroso, temprano por la mañana me fui a trabajar y hacia el final de la tarde regresé a casa. Sin saber que adentro me esperaba una sorpresa,  me quedé frente a la puerta por unos minutos disfrutando de la primavera que había alcanzado la cima de su belleza y en el aire parecía sentirse la música de Vivaldi. Como en una sinfonía, podía escuchar la flauta de los pájaros, las cuerdas del susurro de los árboles, y la percusión de las cortadoras de césped de mis vecinos.

Al ingresar a la casa puse la lonchera en el piso y me dirigí al lugar donde se ubica mi laptop. A unos pasos de distancia pude ver que Terry me había dejado un sobre de correo postal encima de la computadora. Cuando lo cogí y sentí su interior, sin necesidad de abrirlo supe lo que contenía: mi pasaporte estadounidense había llegado.

New Hampshire, USA
Mayo, 2017

NOTA:
Si deseas dejar un  comentario ten en cuenta lo siguiente: debajo del recuadro para los comentarios aparece una opción que dice “comentar como”. Acá sólo debes seleccionar la opción que dice “nombre” y en este recuadro escribe tu nombre (Deja el recuadro URL en blanco) Si todo esto te parece muy complicado, entonces escribe tu comentario en un e-mail y envíalo a: edquevedo@yahoo.com

Los comentarios van primero al Editor, antes de ser publicados.




43 comentarios:

  1. Preciosa historia ciudadano estadunidense. Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  2. Muchas Felicidades y gracias por uno más de tus hermosos relatos.

    ResponderEliminar
  3. Felicidades Eduardo. muy linda historia.bendiciones en tu nuevo caminar.

    ResponderEliminar
  4. Tío Eduardo, su narrativa me hizo sentir que estaba en los lugares descritos. Felicidades !! Excelente relato.

    ResponderEliminar
  5. Marco Antonio Arroyo Benites19 de mayo de 2017, 20:38

    Eduardooooo y ahoraaaa???
    Ya no somos compatriotas!!!
    Jajajajaja...
    Excelente e interesante crónica de tu vida mi querido Ed.
    Leerte siempre me atrapa de principio a fin.
    Todavía estoy con las tijeras en la mano, estamos en contacto!!

    ResponderEliminar
  6. Pedro Vazquez Ramirez19 de mayo de 2017, 22:05

    Eduardo felicitaciones por ser un ciudadano norteamericano y muy buena la historia Pasaporte Gringo es buen relato Confeciones a un arbol. Fuerte abrazo a la distancia.

    ResponderEliminar
  7. Felicidades y Bienvenido!!, aunque te llevo más de una década, debemos reconocer que este es un país con muchas oportunidades !!!
    Interesante y aportativo tu sentir personal.
    Saludos a la familia

    ResponderEliminar
  8. Gladys Zevallos Chavez19 de mayo de 2017, 22:08

    Muy bueno el relato Eduardo, felicitaciones mi gran amigo al fin con el pasaporte gringo !!! Muchas bendiciones. El en tu trajinar abrazos para ti y los tuyos mi estimado amigo x siempre !!!

    ResponderEliminar
  9. No te preocupes... una cosa es el pasaporte y otra tu ADN... Por otro lado, milita en el Partido demócrata, que sera el ganador de las próximas elecciones (que a lo mejor se adelantan) y estará ahi un buen tiempo... Hermoso relato... me gustó.... "cada puerto y cada mar que veo en el mundo me evocan siempre a otro puerto en el Pacífico Sur, en cuyas olas se mecen todavía las otras partes de mí"... muy emocionante.

    ResponderEliminar
  10. Alberto Bazan Rodriguez19 de mayo de 2017, 23:27

    Hace tiempo que no tenía el placer de leer tus escritos.... Interesante manera de describir la evolución del pensamiento a través de los años... Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Eduardo, que bueno saber de ti. Yo considero que por tu manera de pensar y de sentir debes aspirar a un pasaporte de ciudadano del mundo. Se que tu pasaporte gringo te abrirá muchas puertas para viajar y hasta a la libertad. Un logro de años y de historias. Te felicito amigo y cariños a tu hijita y esposa.

    ResponderEliminar
  12. Eduardo, hermoso tu relato recordando cuando me llegó ese momento, de esas sensaciones tan hermosas, muchas felicidades y mas aun viendo el nacer de un democrata. Saludos Eduardo.

    Victor Santana
    Tampa Forida USA

    ResponderEliminar
  13. Pedro Wilfredo Haro Díaz20 de mayo de 2017, 04:54

    Felicitaciones por tu pasaporte Eduardo, tienes los caminos libres para viajar sin problemas, acerca de tu relato en ser anti, es por desconocer la vivencia de ese País Americano, pero al vivirlo y establecido la idea es diferente, una alegría por tu energía y esfuerzo, también en tener una familia unida.
    Saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Starbucks! Muy gringo todo ☺️☺️
    Muchas felicidades, tío!
    Y muchas felicidades por el relato, bonito y emotivo. Me alegro que es tan feliz, siga así. Le deseo siempre amor y alegría. Un abrazo enorme para tía Terry y Dorothy.
    Love ❤️❤️

    ResponderEliminar
  15. MARY DESDE LEMANIA ...20 de mayo de 2017, 07:16

    Hermano Eduardo que orgullosa me siento de ti...Muchas felicidades y que sigan los exitos al lado de tu amada familia...

    ResponderEliminar
  16. La vida nos da tantas sorpresas, Felicitaciones, Eduardo, y gracias por compartir tus vivencias, practicamente, una de las cosas que mueve todo es el Amor. Muchas veces no piensas en ti sino en la alegria que hay en casa y especialment en Dorothy. Felicitaciones "Gringo".

    ResponderEliminar
  17. Muy expectativo este relato "Pasaporte Gringo" Solo Dios sabe cuando y donde y porque pone cada oportunidad y cada cosa justo en su momento exacto. Pienso que ya era hora y aunque Tu con esa sencillez y pausar analítico que te caracteriza no "le dabas tantos brincos" como a otros les hubiere entusiasmado "reventando bombos y platillos" finalmente llegó solito a tus manos un sueño americano tan deseado por cualquier inmigrante en el país del Tío Sam y con esa humildad que nos caracteriza a Ti y nuestra Fam. Solo decirte Querido Eduardo tener pasaporte gringo no es fácil es un sueño costoso y Tu lo conseguiste tranquilo; Felicitaciones de todo corazón por este nuevo sueño americano que has logrado.

    ResponderEliminar
  18. FELICITACIONES EDDY POR LA BUENA NOTICIA,, ME ENCANTA COMO ENTRELAZAS EL CLIMA CON LA MANERA COMO TE VAS SINTIENDO A LO LARGO DE TU HISTORIA,,, EL CLIMA NOS DICE LO QUE TU NO NOS DICES,,, LINDO RELATO¡¡¡

    ResponderEliminar
  19. OLGA QUEVEDO SERRANO20 de mayo de 2017, 12:23

    ESTA TODO LINDO E INTERESANTE ESTE RELATO, MIS FELICITACIONES HERMANITO TE LO MERECES Y MERECES MUCHO MAS.

    ResponderEliminar
  20. Enhorabuena querido amigo!
    Una narración envolvente que nos acerca con magia.
    Te abrazamos con alegría!

    ResponderEliminar
  21. Qué buena noticia Eduardito, me alegra mucho y muy linda tu historia. Y cuándo gestionas tu ciudadanía Británica para sacar tu pasaporte Británico??? Hace años debiste hacerlo. Cariños para ti, Terry y Dorothy. Bx

    ResponderEliminar
  22. Eduardo hermoso relato, muchos peruanos desearían tener la nacionalidad gringa,s uerte para tí y tu familia,j amás dejaras de ser Chimbotano por ende Peruano, mi hija se nacionalizó Mexicana, así tiene todos los derechos que le otorga su nacionalidad... añora sus raíces, sus comidas, su familia, su puerto querido,s u patria que lo vio nacer, no deja de ser Peruana, aunque lleve otra nacionalidad, un abrazo amigo...Bendiciones

    ResponderEliminar
  23. DANIEL CORTEZ BELUPÚ20 de mayo de 2017, 18:10

    EDUARDO DE MI CORAZON, FELICITACIONES . MUY BUEN RELATO.UN GRAN ABRAZO MUSICAL DESDE.. A CHIMBOTE CANTO YO.....CUIDATE ....

    ResponderEliminar
  24. Gracias Eduardo Quevedo Serrano que tengas un bendecido fin de semana, Dios te bendiga infinitamente

    ResponderEliminar
  25. Estimado Eduardo gracias por compartir tu verbo como siempre locuaz claro y entrañable hablas desde el corazón trasmites vivencias y experiencias ésta vez me he tomado tiempo para disfrutar tu relato que he leído con atención y avidez cada renglón de la historia que también me tocó vivir como a muchos más. Las circunstancias muchas veces te marcan caminos lo importante es no renunciar a la esencia y si eres persona y has alcanzado la categoría eres feliz . Te saludo te felicito y celebro poder leerte.

    ResponderEliminar
  26. Felicitaciones estimado Eduardo, amena y cautivadora narración como de costumbre. Felicidades y que sigan los éxitos. Y ahora mucho más con el "pasaporte gringo".

    Un abrazo y grandes Bendiciones para Ud. y su querida familia!

    ResponderEliminar
  27. Hola Eduardo. Somos ciudadanos del mundo.
    Una bendición haber nacido en nuestro querido Perú, has ido explorando el mundo cual incesante conquistador y la ilusión por conquistar nuevos horizontes.
    Te felicito por cristalizar algo que con creces ya lo merecías.

    Excelente relato que como siempre me deja hipnotizado con el "trasfondo escenográfico" que sirven de lienzo para tus magníficas historias.
    Un fuerte abrazo Eduardo, buen fin de semana. Saludos a la familia.

    ResponderEliminar
  28. Que buena narrativa mi buen amigo Eduardo (Chato), felicidades. Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Precioso relato Eduardo hemos extrañado tus historias por mucho tiempo, pero con este relato ya te pones al dia. Muchos saludos y buena suerte.

    ResponderEliminar
  30. Elizabeth Cueva Hernandez21 de mayo de 2017, 06:20

    Que lindo tu historia x esos lugares tan lejanos querido amigo, lo que es Dios verdad,.? Quién diría, de nuestra infancia viene a mi mente tu persona en el barrio, un chico lleno de cualidades y sobresaliente en todo x eso te admirábamos tus compañeros. Dios te bendiga y siempre logres muchos éxitos en tu vida, tus relatos muy lindos, bendiciones en tu hogar querido Chatito,, saludos a la distancia,,,gringo con sangre bien PERUANO. Jiji.

    ResponderEliminar
  31. BERNARDO CABELLOS SABINO21 de mayo de 2017, 13:12

    Ed, hablar sobre tu calidad innata para narrar acontecimientos, es redundar sobre la sencillez y claridad como describes los hechos, y eso a quienes seguimos tus publicaciones nos enorgullece, porque no encontramos frases disforzadas que te alejen de tu pueblo. Sobre tu llamado pasaporte gringo, solo decirte que ante tal amenaza, tal fortaleza la de usted para salvaguardar la unión y seguridad de su familia. Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  32. Jovanna Goicochea21 de mayo de 2017, 14:00

    Me encanta tu relato Eduardo y felicitaciones por tu ciudadanía americana!!! Llegaste el mismo año que yo!! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. De Chimbote a New Hampshire un lujo para los gringos contar con semejante calidad de ciudadano. Exportación de primera. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Magistral relato que nos deleita y nos hace soñar con el pasado y la juventud que nos dejó añorando gratos recuerdos, increíbles vivencias difíciles de olvidar. Felicitaciones Eduardito por todo lo obtenido con esfuerzo y tesón. Ahora eres un ciudadano norteamericano pero orgulloso de sus raíces y eso vale oro. Muchos éxitos y felicidades.

    ResponderEliminar
  35. Jorge Quiñones Varas22 de mayo de 2017, 20:13

    Excelente esta nueva relato despues de tanto tiempo un gustazo deleitarnos con tus creaciones, felicitaciones por ello y tambien por el nuevo documento que obtuviste, un abrazo a la distancia

    ResponderEliminar
  36. Martha Mirian Ruiz Chavez22 de mayo de 2017, 20:14

    Siempre con tus buenos relatos que nos hace recordar nuestra niñez, felicitaciones por tu nacionalidad norteamericana no te olvides de PERÚ DONDE TE VIO CRECER

    ResponderEliminar
  37. ¡Excelente! como siempre me encanta tu manera de escribir, tan expresiva y explícita, que nos hace vivir en primera persona tus experiencias y sentires.
    No dejes de escribir, pues tu árbol y muchos de nosotros, extrañamos tus confesiones.
    Enhorabuena ciudadano estadounidense.
    Éxitos y bendiciones. Un gran abrazo desde Madrid.

    ResponderEliminar
  38. CLOTILDE RODRIGUEZ23 de mayo de 2017, 06:15

    BUEN RELATO EDUARDO , QUE DIOS TE BENDIGA

    ResponderEliminar
  39. Jaime Salas Zavala23 de mayo de 2017, 06:15

    Con tanta gente fuera, nuestro barrio ya es Internacional jajajajaja. Un abrazo Eduardo y saludos a toda tu familia.

    ResponderEliminar
  40. Felicidades Eduardo, ahora podras desarrollar tus talentos como ciudadano norteamericano y difundir tu obra te deseo que consigas una buena editorial y logres el exito que te mereces.

    ResponderEliminar
  41. Barrio San Isidro de Chimbote24 de mayo de 2017, 05:47

    Saludos para los vecinos del Barrio San Isidro de Chimbote que viven en Estados Unidos y en diferentes países del extranjero. Dios siempre los bendiga!!

    ResponderEliminar
  42. No se que decirte, muchas cosas tengo en mente, pero me siento bien por lo que estás pasando, y como enseñanza, no ser tan radical en tus posturas políticas, te quiero mucho, representas mucho para nuestra generación, un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Éxitos Eduardo, te queremos mucho, se que no ha sido fácil, cuesta muchísimo, envidia sana, mi compañero del APRA.

    ResponderEliminar