miércoles, diciembre 21, 2011

LA LUNA Y YO


LA LUNA Y YO
“... la luna llena, luminosa y 
exuberante reina la noche”
Domingo 10 de diciembre del 2011, 4:30 pm. Intersección de la Ruta 4 Este con Oak Street. Es el punto límite entre Dover y Rollinsford en New Hampshire. La luz del semáforo está en rojo. Me detengo. Dover, hacia la derecha. El lugar donde vivo, Rollinsford, a la izquierda.
La luz del semáforo cambia, volteo a la izquierda. Miro frente a mi y una maravillosa aparición me deja sin aliento. No es una bella mujer, no es la hermosura del paisaje. Es la luna.
La luna es un disco gigante, color naranja intenso, y suspendido tan cerca y tan bajo en el cielo que pareciera besar la copa de los árboles vecinos. Voy manejando a 60 millas por hora, reduzco la velocidad del auto para disfrutar este mágico momento. A las 4:30 de la tarde ya es de noche en New Hampshire, la oscuridad se apodera del mundo, y la luna se ha desvestido para mostrarse radiante, intensa y casi al alcance de la mano.
Salí temprano de casa para “hacer el mercado” y recoger mi árbol de Navidad fresco y natural que tenía comprado de antemano. Llevo los comestibles en la maletera, el árbol navideño de ocho pies de alto va amarrado en el techo del auto. Es invierno en el hemisferio norte, hace frío en las calles, extraño la calefacción de la casa, pero mi encuentro con la luna es cálido y entrañable.
En la radio del auto escucho una entrevista a Paul Simon. Con genialidad Simon explica el proceso creativo de su propia música, y canta temas de su último álbum "So Beautiful or So What". En un momento de la entrevista Simon cuenta que Philip Larkin, uno de sus poetas favoritos, hacia el final de su vida llevaba varios años sin escribir. Y refiere Simon que en una oportunidad se le preguntó al poeta porqué no escribía, a lo que éste contestó: “Mi musa debe haberme desamparado”.
Mientras manejo pienso en la respuesta de Larkin, miro a la luna, y repito para mis adentros: “Esta noche mi musa no me ha abandonado”. La veo tan cerca que si acelerara el auto un poquito, imagino alcanzarla y preguntarle las viejas interrogantes acumuladas en mi mente desde cuando aprendí a recitarle: Luna lunera, cascabelera, ojos azules, boca morena.
"El Túnel": Colina en la calle 
Foundry,  Rollinsford, NH 
(Verano del 2011)
El recorrido a través de la Ruta 4 Este es de tan sólo tres millas. Al final de esta vía me encuentro con un semáforo donde, otra vez, debo voltear a la izquierda con dirección a casa. Desde acá doy una mirada final a la luna. Ella pareciera estar posada sobre la cúspide de Berwick Academy, edificio de una escuela que se yergue al final del camino y sobre lo alto de una colina del vecino pueblo de South Berwick, en el estado de Maine.
He volteado a la izquierda, y luego me deslizo cuesta abajo a través del “Túnel” de la calle Faundry y vuelvo a ver a la luna. En forma diagonal, intermitente y sobre todo coqueta, la luna pareciera jugar a las escondidas conmigo, a través de los árboles espectrales y sin hojas apostados al lado derecho del camino.
He llegado al final del “Túnel”, hacia mi derecha ya no hay árboles sino un claro donde se extiende un tramo del río Salmon Falls, y al fondo sobre el horizonte nocturno, otra vez la luna llena, luminosa y exuberante reina la noche, mientras yo continúo mi camino rumbo a mi morada.
Río Salmon Falls, Rollinsford, NH  
(Verano del 2011)
Una calle más y desde la distancia veo mi casa, y al carro de mi esposa apostado en la entrada. Señal que tanto ella como mi hija ya están de vuelta, la calefacción debe estar trabajando, y la casa debe estar calientita.
Estaciono mi auto en la entrada, frente a la puerta me espera mi gato “Kitty” quien me muestra su alegría rodando sobre su espalda. Empiezo a descargar las compras, y luego el árbol navideño. Es el punto final a los quehaceres de un día agitado, y es hora de escribir.
...Termino de revisar estas líneas. Las inicié sin nada definido en la mente, sólo siguiendo la dirección de mi auto. Y ahora que las he terminado, me pregunto: ¿Por qué las escribí? 
En realidad, no lo sé... tal vez las escribí pensando en que la luna y la Navidad se encuentran a la vuelta de la esquina.
New Hampshire, USA
Diciembre, 2011
NOTA:
Si deseas dejar un comentario ten en cuenta lo siguiente: debajo del recuadro para los comentarios aparece una opción que dice “comentar como”. Acá sólo debes seleccionar la opción que dice “nombre” y en este recuadro escribe tu nombre (Deja el recuadro URL en blanco) Si todo esto te parece muy complicado, entonces escribe tu comentario en un e-mail y envíalo a: edquevedo@yahoo.com
Los comentarios van primero al Editor, antes de ser publicados.

30 comentarios:

  1. Maravilloso. Felicidades por el blog. Nada mejor que la Luna para inspirar tan hermoso artículo. Creo que los que la habían olvidado, gracias a ti volverán a admirarla. Nada como mirar al cielo cuando cae la noche y ver a la musa de tantos escritores y de tantos poetas, a la testigo de tantas promesas, a la cómplice de tantos enamorados. Gracias por compartir cosas tan lindas. Saludos.
    Isbel

    ResponderEliminar
  2. Isbel:
    Gracias Isbel por tu compañía. Algo me decía que disfrutarías de este escrito. Sé que tu dirás: "...es que somos Sagitarios!" Pero yo sé que también es tu romanticismo a ultranza! Jajajaja...
    Cuídate,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  3. Estimado Ed:
    Permíteme decir que yo si sé, porque escribiste este post, lo hiciste porque eres generoso hasta para compartir los detalles pequeños (que en conjunto hacen grande una relación), trazaste estos párrafos también, porque sueles derramar talento en tus personales vocablos, los detallaste porque en estas fechas, el romanticismo es mas acentuado, las musas aparecen con mas frecuencia, te guareces bajo sus amparos, acariciando al Rio Salmón y bajo el embrujo de una oportuna luna, que irradia candor al idílico paisaje que nos ofreces.
    Son días reflexivos, donde la inspiración aflora con mas fuerza, son días que el verbo compartir se ejerce con una praxis singular. Brindo por esa conjugación.
    Abrazos de admiración.

    ResponderEliminar
  4. Ro:
    Recibir tus comentarios es una manera de disfrutar la poesía, las prosas certeras y articuladas. Yo siempre las espero con expectativa!! Sé que acabas de empezar tu descanso largo en el trabajo, disfrútalo y mantente en contacto. Un abrazo.
    Ed

    ResponderEliminar
  5. MARY QUEVEDO DE ALEMANIA22 de diciembre de 2011, 07:42

    Lindo artículo escrito y dedicado a la luna...que parece te acompañaba en tu recorrer....me gustó mucho, especialmente de saber que tu musa te esperaba en casa con tu Dorothy Elsa...felicitaciones hermano.
    MARY

    ResponderEliminar
  6. Mary:
    Muchas gracias, me encanta tu comentario. Sé que está haciendo bastante frío en Berlín. Cuídate.
    Eduardo

    ResponderEliminar
  7. Lindo relato un verdadero placer leer cada párrafo de "LA LUNA Y YO". Brillante Eduardo Quevedo.
    Atte. Juan Bazán

    ResponderEliminar
  8. Hey Juan, gracias!! Éxitos en tus diferentes proyectos. Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  9. Hermoso relato, me recuerda que estamos muy cerca de la navidad, hermoso relato. Saludos desde Huaral-Perú.
    Víctor

    ResponderEliminar
  10. Víctor:
    Gracias por tu lealtad para con CONFESIONES A UN ÁRBOL. Saludos para la familia. Disfruta de la tierra y el verano huaralino, antes de volver al invierno de Gringolandia.
    Eduardo

    ResponderEliminar
  11. Víctor Raúl Arellano Salazar22 de diciembre de 2011, 18:15

    La inspiración, espontaneidad para comunicar nuestros devaneos interiores para deleitarnos y deleitar a los demás. Ese geniecillo que nos toca el hombro y nos hace mirar más allá de lo visible, nos muestra caminos insondables para escudriñar en la antonimia de las cosas: lo bueno y lo malo, lo agradable y lo desagradable, la soledad y la compañía, en fin la luna, compañera inseparable de este mundo que se refleja en el mar, en los rios, que alumbra a las parejas enamoradas y que es confidente de tantos amores anónimos , esa luna tambien acompaña al lucero de la navidad.

    Hermoso recorrido, inspiración fluida y elegante narración, ... sigo contemplando la luna...
    Un abrazo,
    Víctor

    ResponderEliminar
  12. Víctor:
    Gracias por acompañarnos en CONFESIONES A UN ÁRBOL. Sigues contemplando a la luna, mientras yo sigo releyendo tu comentario. Siempre los disfruto!!
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  13. linda narración, nos hace parte del recorrido, compartiendo la fusión de emociones y recuerdos... corriendo en las calles del barrio...para ganarle a la luna.

    ResponderEliminar
  14. Hey Chene:
    Gracias por recordarnos al barrio. Sus veranos inclementes, el cielo azul de sus noches salpicado de estellas y coronad por la luna. Y, entre otras muchas cosás más... los chibolos del ayer pateando la pelota en sus calles polvorientas!!
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  15. Félix Javier Ventura Jara23 de diciembre de 2011, 06:51

    Eduardo, escribiste tu artículo como quien dice, como jugando...y como jugando te comento. Yo vivo aca en Chosica (Lima-Perú) mayormente el cielo casi siempre esta despejado y me es común el paisaje que tu describes, pero te confieso que después de leer tu articulo he vuelto mis ojos al cielo con otras intenciones, de ver lo que tu viste, de sentir lo que tu has sentido.¿Sabes? es verdad la luna guarda ese sentimiento mágico que nos transporta a otra dimension a ese lugar donde solamente los románticos como tu,... o como yo pueden viajar.
    ¡FELIZ NAVIDAD EDUARDO!
    Tu amigo,
    Javier

    ResponderEliminar
  16. Javier:
    CONFESIONES A UN ÁRBOL es un buen lugar para confesiones tan hermosas como la que nos cuentas. ¡Feliz Navidad!
    Eduardo

    ResponderEliminar
  17. Hola:
    Recién desocupándome de los ajetreos previos a la noche buena en Perú. Hoy para MI, es "Feriado NO laborable" en mi trabajo; que lindo descansar y asi comentar tu añadida entrega literaria "LA LUNA Y YO" en tu Libro "Confesiones a un árbol" .

    Eduardo, sinceramente para MI, esta prosa fue la mejor entre todas las escrita y publicadas en tu blog, por cierto todas muy lindas.

    Noto la inocencia y temor con el que te diriges a la luna, como desentrañando un misterio que a todos siempre nos deja perplejos e hipnotizados por su hermosura y color, es la musa de poetas y cantores; la luna es guia y una sabia inspiración para hacer mil escritos.

    Tu la has descrito y has tratado una vez mas, de decirle cosas que ella provoca con solo mirarla, has jugado en este tema con su esplendor de una manera inocente, tierna y sencilla. Cada vez escribes mejor!.
    Nelly

    ResponderEliminar
  18. Nelly:
    Gracias por escribir. Aprovecha ese día no laborable y siempre mis mejores deseos para todos ustedes por Chimbote.
    Eduardo

    ResponderEliminar
  19. Marco Antonio Arroyo Benites (Natural de Chimbote City)23 de diciembre de 2011, 14:22

    Eduardo:
    Sin querer jactarme de Ing. Quevedólogo creo saber por qué escribiste este artículo..... tus Musas, sí... tus Musas (la luna, los paisajes, tus cantantes favoritas, tus amores platónicos) te inspiraron, te pusieron el calendario y la fecha de la Navidad frente a tus ojos. A partir de allí todo fue fácil para ti Don Eduardo, romántico empedernido y coqueto (... cuando quieres), porque la luna estaba ahí, quieta, tranquila en el cielo, el coqueto eras tú escondiéndote detrás de las casas y los árboles.

    ... Y si tus musas te desampararan como a Philip Larkin, los que te conocemos sabemos que inventarías una, como pretexto para seguir plasmando tu corazón en el "papel".

    Cuando llegaste a casa te esperaban tus musas, las que siempre están a tu lado, y para que tus "otras" musas no se resientan, escribiste este artículo, para queden perennizadas aquí en tu blog.

    Finalmente quiero decirte que: "Luna Lunera, cascabelera, ojos azules, boca morena", es el primer poema que recité a mi madre, luego vendrían otros más.
    Un abrazo de pelícano.
    MARCO ARROYO.

    ResponderEliminar
  20. Jajajaja...!! Marco, a tu conocida (y exitosa) profesión le vas agregando una nueva especialidad de la ingeniería, y también la de psicoanalista. No discuto tus diagnósticos, me conoces demasiado y siempre pierdo contigo.
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  21. Eduardo, Albert Einsten, decía, que creía en la intuición y la inspiración. Asimismo manifestaba que la imaginación es más importante que el conocimiento, porque abrazaba el mundo entero, mientras el conocimiento era limitado. Eduardo debo manifestar que tu imaginación raya con el universo, porque tú capacidad de observación, te lleva a escribir notas tan simples, profundas y con mucha sabiduría. Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Hey Bernardo:
    Nos visitas poco pero cada vez que lo haces entiendo por qué se te extraña durante tus ausencias por las inmediaciones del ÁRBOL. Agradezco tus bellas líneas!!
    Eduardo

    ResponderEliminar
  23. Maravilloso, es bonito regalar la Luna cuando aparece en el cielo de esta forma, pero no sucede muy a menudo. Gracias, ahora puedo regalar una historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lourdes:
      Bienvenida a CONFESIONES A UN ÁRBOL...tu lectura también es un regalo!!
      Eduardo

      Eliminar
  24. ¡Qué bonito! siempre la luna ha sido fuente de inspiración para muchos poetas, que te hace escribir cosas lindas. Felicitaciones.
    Zoila

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Zoila:
      Tener tu visita por acá es siempre una buena noticia!!
      Eduardo

      Eliminar
  25. José Luis Murillo Chinchayán28 de enero de 2012, 18:34

    Eduardito, hermoso relato de tu viaje a casa acompañado de la luna, donde florece tu vena de escritor y de hombre de paz. La Luna trajo a mis recuerdos a mi Chimbote querido esperando por TV. que el primer hombre pisara la Luna (Apolo 11 año 1969)
    Un abrazo,
    José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey Pepucho, recuerdo ese momento de 1969, lo vi en la casa de un vecino que cobraba cincuenta centavos para poder mirar su tele (una de las pocas en barrio)
      Un abrazo,
      Eduardo

      Eliminar
  26. Nena Guzmán Burgos28 de febrero de 2016, 22:04

    Hola estimado EDUARDO QUEVEDO SERRANO, felicitaciones por tan inspirador relato, me gustó!.Y es que la luna siempre será una musa inspiradora para todo aquel que se considere romántico y mucho más aún para quienes tienen la pluma de escritor o poeta como es el caso de Ud.
    Saludos y muchas Bendiciones para Ud. y su querida familia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nena, muchas gracias!! Un abrazo grande para ti, cariños para la familia.
      Tu buen amigo,
      Eduardo

      Eliminar