sábado, octubre 06, 2012

La Pampa del 21 de Abril


LA PAMPA DEL 21 DE ABRIL


Vista aérea parcial del Chimbote de 1963
(Foto: Cortesía de Miguel Koo Chía)

Exactamente, en el mismo lugar de la Urbanización 21 de Abril de Chimbote donde hoy se ubica el colegio Santa María Reina, en la década del sesenta existió un campo de futbol legendario cuyas imágenes y ecos persisten vívidos en mi memoria. Los vecinos lo llamaban de diversas maneras, pero su nombre más común siempre fue: La Pampa del 21 de Abril.

Nací con el inicio de aquella década. Crecí sin juguetes ni televisión, pero tuve la dicha de jugar en La Pampa con los chiquillos de mi barrio pateando una pelota de plástico, y revolcándome en su tierra polvorienta. Y cada domingo crucé la pista que separaba mi casa de La Pampa para ver jugar a los mejores equipos del 21 de Abril y otros barrios de Chimbote.

Era una cancha de tierra, con arcos de madera, enclavada en otro tiempo. En un Chimbote que no conocía de lluvias. Los barrios San Isidro y el 2 de Mayo todavía podían ver lagartijas, sapos y culebras. Por las noches nos asediaban las chicharras con su chirrido agobiante, y al amanecer las lechuzas nos dejaban el susurro premonitorio del luto. 

Domingo a domingo La Pampa se convertía en una fiesta deportiva. Por la mañana un aficionado corría con un balde de cal marcando la cancha. Otro acomodaba los trofeos en disputa en una mesita de madera. Y alrededor de los cuatro costados del campo se apretujaba una muchedumbre procedente de barrios próximos y remotos al 21 de Abril. 

Club Sport Zenit - 1966
(Al final del artículo se adjunta la relación de nombres)
Yo tenía cinco años de edad cuando a mediados de los ‘60s cruzaba La Pampa para ir a la avenida Buenos Aires a ver pasar el tren. Todavía no existía el Mercado 21 de Abril, y parte de su actual ubicación era un gran patio de cemento cercado con malla metálica. Se trataba de un almacén del Banco de Materiales creado por el primer gobierno del Arq. Fernando Belaunde Terry.

Uno de los primeros equipos que jugó en la Pampa fue el Club Social Deportivo 21 de Abril, entre otros, aquí destacaron Eduardo “Lalo” Benson Melitón y Javier “Chino” Luna Haro. Son también de recordación los clásicos entre el Sport Zenit y el Juan Joya. El Estrella Roja de mi barrio cruzaba la avenida Aviación acompañado por un grupo de vecinos, y seguido por una nube de chiquillos y perros callejeros; al verlos llegar, los aficionados esbozaban una sonrisa y decían: “Ahí llegan los cholos de San Isidro”.

Frente a la casa de don Carlos Ramírez Lozada, en una de las esquinas de La Pampa, un triciclero vendedor de naranjas cada domingo las apilaba en la forma de una pirámide. A mitad de cuadra, en la vereda de doña Alicia Simons Jara de Palomino se instalaba la mesa con los trofeos. Y en la esquina opuesta sonaba la rocola del afamado bar Los Claveles, al cual la sabiduría popular había rebautizado con el nombre de... El Frontón.

El equipo de la Cooperativa San Francisco de Asís fue otro de los grandes animadores dominicales. El gerente de la institución, don Fausto Berrospi Martell, organizó un buen cuadro en el cual destacó nítidamente Roberto “Cholito” Luperdi Ponte. Entre otros equipos, también jugaron aquí Los Ángeles Diabólicos, el 2 de Mayo y el Defensor Progreso. A ellos se sumaron la Juventud Independiente Cristiana, J.I.C. y el John F. Kennedy.

Club Juan Joya - Años ‘60s
La Pampa estuvo rodeada por tres grandes referentes de la zona: El Mercado 21 de Abril, construido en los últimos años del sesenta, después del terremoto de 1970 parte de sus instalaciones fueron utilizadas para albergar a la cárcel de Chimbote. La antigua Iglesia San Francisco de Asís, bellamente diseñada en forma de arca con estilizaciones de pájaros cochos en sus paredes cuya demolición después del terremoto dio paso a la actual edificación. Y la desaparecida Escuela Fiscal de Varones Nº 3151, ubicada al otro lado de la avenida Aviación, donde actualmente se sitúa el Local Comunal del barrio San Isidro.

Los recuerdos de La Pampa y mis primeros héroes del balompié, llegan a la mente de la mano con otras imágenes: La Tía Sarandonga bailando en “El Frontón” ante el entusiasmo de los parroquianos. Los chiquillos de mi barrio recolectando vísceras de pescado en el mercado para dar de comer a los pájaros cochos en las calles. Los monstruos Pichuzo y Tarrata purgando sus delitos en la cárcel del 21 de Abril. Aparecen, uno tras otro, los rostros bondadosos de los sacerdotes Daniel, “Leo” Martell y Rodolfo así como de las madres Felícita, Rosalinda y Luisa Schüler. 

Pero también hay otra imagen. Dramática y significativa. Me la transmitió mi hermano Alberto hace muchos años: La tarde del Domingo 31 de Mayo de 1970 cuando empezó el terremoto él se encontraba en La Pampa, y corrió en busca de mi madre. La tierra se abría y agua hirviente afloraba del subsuelo. Frente a la esquina de don Carlos Ramírez Lozada, Alberto vio al pobre vendedor de naranjas tratando de recogerlas entre los pies de la multitud que corría para salvar sus vidas.

A inicios de 1971 La Pampa tenía sus días contados. Ese año llegó al campo de futbol el Ministro de Educación, General de División EP. Alfredo Carpio Becerra para colocar la primera piedra del Colegio Santa María Reina. Yo tenía diez años de edad y estuve en primera fila escuchando su aburrido discurso y contando las estrellas de su chaqueta. Horas más tarde, cuando le conté a mi padre, él, que nunca tuvo cariño por militares ni dictaduras, me dijo: “Cuando quieras escuchar un buen discurso, escucha a Víctor Raúl Haya de la Torre. Y cuando quieras contar estrellas, cuenta las estrellas del cielo”.

Club Estrella Roja de San Isidro - Años ‘60s
(Al final del artículo se adjunta la relación de nombres)
El primero de septiembre de ese mismo año se inició una huelga nacional de docentes, y yo tuve tiempo libre para ir a mirar la construcción del colegio. El cemento había empezado a cubrir La Pampa y pronto se levantarían las aulas antisísmicas gestionadas por la Comisión de Reconstrucción y Rehabilitación de la Zona Afectada, CRYRZA. Estando aquí, uno de esos días vi a la policía reprimir una marcha de maestros. Mis propios profesores corrieron en diferentes direcciones, el gas lacrimógeno invadió La Pampa, y este hecho quedó tatuado en mi mente como la primera represión policial de la que tengo vívido recuerdo.

Aquel 1971 La Pampa dejó de ser la pampa. El nuevo local del Colegio Santa María Reina quedó listo para abrir sus puertas en 1972. El bullicio de los escolares reemplazó a los gritos de gol, y el uniforme de los estudiantes sustituyó al atuendo de los peloteros. La pelota se fue a rodar a otros escenarios. Y el tiempo transcurrió inexorablemente.

Cada vez que he preguntado por los peloteros del ayer, una sombra acompaña a las noticias: se nos fue el “Nango”, se nos fue el “Lobo”, se nos fue el “Pelé”. Todavía no estaban en edad de marcharse, pero siempre hay partidas prematuras. 

La vida continúa y hay tareas por cumplir. He escrito estas líneas tratando de cancelar una vieja deuda personal: Entregar mi gratitud por los momentos felices que La Pampa brindó a mi niñez.

New Hampshire, USA
Octubre, 2012

Sport Zenit - 1966
PARADOS: 
Saniel Lozano Alvarado, José “Chino Brea” Obando, Federico “Lobo” Vergara, Jesús “Key” Luján Valderrama, Edgardo “El Zorro” Obando Esquivel, Vicente “Burro” Zavaleta, Nicolás “Nico” Castro, “Paijanero” León, José “Suertaza” Miñano, y Manuel Morales.
HINCADOS: José “Chicla” Farro, Roger “Chato” Flores ¿Cobián?, Augusto Luján Valderrama, Eulogio “Colluco” Briceño, y Juan “Cabeza de Gato” Lozano Alvarado.

Estrella Roja de San Isidro - Años ‘60s
Gonzalo “Lanzarote” Reyes Rodríguez, Alejandro “Abuelo” Pérez, Jacinto “Perro Macho”, Eliseo Vergaray Torrejón, Adriano Corales, Francisco “Chiqui” Castillo Corales, Carlos “Chistoso” Zapata Rubiños, Víctor “El Gringo” León, “Pepe” Manrique Muñoz, Feliciano “Chana” Castillo Corales, Ángel “Cuy” Pinedo Bocanegra, Roger “Chueco” Quintana Vargas, y Alipio Rosas.


65 comentarios:

  1. MARCO ANTONIO ARROYO BENITES6 de octubre de 2012, 10:07

    Mi gran amigo Eduardo:
    Te he leido, otra vez, con emoción hasta las lágrima por tantos recuerdos y anécdotas. Tuve una infancia feliz, y leerte me pone en contacto con esa época nuevamente. Tantos recuerdos y personas olvidadas. Tú, hoy, los haces revivir y los sacas del anonimato con tu exquisita pluma y tu excelente memoria , de la misma forma que hiciste con los campeones del José Galvez de 1970.

    Incluso la misma “Pampa del 21 de Abril” es sacada del anonimato. Los chicos de ahora no la podrán ver, y en su lugar encontrarán al colegio en mención. Pero tendrán tu texto y las fotos que ilustran tu gran artículo.

    ¿Quién no vió los vibrantes partidos de esa década? Para nosotros, de niños, jugar allí, aunque sea con pelota de plástico, con la cancha sin marcar y sin árbitro, era como pisar el gramado del Estadio Maracaná.

    Ajaja!: “Cuando quieras escuchar un buen discurso, escucha a Víctor Raúl Haya de la Torre. Y cuando quieras contar estrellas, cuenta las estrellas del cielo”... Tu viejo fue lo máximo.

    Has recopilado tantas memorias en estas líneas. Me pregunto si quedó en el tintero algunos recuerdos de La Pampa. Éste es un tema que a mi, en lo personal, me encanta sobremanera ¿Algo más para compartir aunque sea por acá??

    Muy, muy bien mi querido Ed, primero fueron los gritos de gol, luego el cambio de los uniformes, luego el bullicio de los estudiantes. Pero ahora tenemos a tu artículo “La Pampa de 21 de Ábril”... como el mejor grito de gooool!!!! Y de gran factura.
    Un abrazo de pelícano
    Marco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marco, gracias por escribir. Tú sigues de cerca mis escritos y sabes que siempre se queda algo (o mucho) en el tintero. Te amplío este punto:

      Antes de la huelga de profesores de 1971, mis profesores me pidieron que hable con mi hermano Coco para que les haga una pancarta para sus movilizaciones de protesta. Coco tenía 16 años de edad y tenía, en el barrio, una reputación de ser un artista preciosista.

      Coco dibujó una imagen de Tupac Amarú en una plancha de triplay , y escribió diversas frases. Horas más tarde, los profesores hicieron llamar de vuelta a Coco ¿Por qué? Porque en la frase “No estamos contra la juventud”, Coco se había “comido” la letra “N” de la palabra “contra”.

      Bien, el punto es que el día de represión policial (a que me refiero en mi relato), yo vi la pancarta tirada en la pista frente a la iglesia San Francisco de Asís. La imagen la tengo en mi memoria mientras te escribo estas líneas.
      Un abrazo,
      Eduardo

      Eliminar
    2. MARCO ANTONIO ARROYO BENITES6 de octubre de 2012, 10:26

      Jajajaja.....!!! ya sabía que tus lectores nos ganaríamos algo extra con mi insistencia. Buena memoria Eduardo. Pensar que estamos hablando de 1971... hace 41 años!!!
      Otro abrazo de pelícano,
      Tu amigo Marco

      Eliminar
  2. Estimado Ed:
    Empezaré por el final de tu brillante artículo, sigue "cancelando tus deudas personales", para beneficio de la historia de nuestra ciudad y por ende de tus fieles lectores, esta prosa que está cubierta de rigor hace vibrar a quienes nos gusta de beber de tus remembranzas, la fotografía literaria que nos obsequias, abarca toda una escenografía donde los actores brillan con la luz propia de tus recuerdos.
    Yo tampoco tuve apego a los militares, y también tuve el privilegio de oír a VRHDLT, por eso el consejo de tu padre es preciso y oportuno. Sigue contemplando las estrellas y recauda inspiración para "Confesiones a un Árbol".
    Un gran abrazo de cariño y admiración.
    Ro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey Ro, gracias por escribir. Sé que estás de visita por Chimbote. Disfruta de ese reeencuentro con nuestro puerto y con los tuyos. Mientras tanto, tus lectores esperamos con expectativa para ver esas vivencias plasmadas en el SECUESTRO DE LA INSPIRACIÓN.
      Un abrazo,
      Eduardo

      Eliminar
  3. BERNARDO CABELLOS SABINO6 de octubre de 2012, 12:22

    Ed, creo que los niños de nuestros tiempos y de familias como las nuestras, vivimos muchas cosas en común, desde luego en diferentes escenarios. Tu excelente relato de ese pedacito de tu vida, no hace otra cosa tan maravillosa que trasladarnos en el tiempo ido y volver a recordar, lo que nadie nos quita. Lo vivido!!!

    Un abrazo mi estimado amigo.
    Bernardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bernardo, gracias por escribir, y gracias por tu permanente lectura. Mis mejores deseos por una pronta recuperación total de tu salud!!
      Abrazos mi querido Bernardo.
      Eduardo

      Eliminar
  4. Eduardo, he leido esta anécdota sobre el deporte que se practicaba en la Pampa del "21 de Abril" a escasos metros de nuestra casa. El futbol!! esa práctica deportiva "de pasiones en cualquier parte del mundo" y que se empezaba hacer notar en Chimbote mucho mas de 40 años atrás en la polvorienta "Pampa del 21 de Abril" parte de ella ahora la ocupa el Colegio Santa María Reyna. Es tal como lo narras, que se llenaba su cuadrilátero de gente para ver los partidos, atraía al comercio y esa gente tenía la "entrada" gratuita".

    También recuerdo esa Pampa el día del fatídico Terremoto del domingo 31 de mayo de 1970 por la tarde y que Alberto, sin recordar quienes mas de la Familia, no estaban en casa porque fueron a La Pampa a expectar algún encuentro deportivo.

    Me has traido a la memoria lo que nuestro padre Alejandro Quevedo decía o mas bien mandaba a "contar las estrellas", alguna vez también decía: "vayan afuera a ver que está lloviendo" cuando El, quería hablar con alguien cosa de adultos y nosotros los pequeños (niños) no debíamos escuchar.

    En Términos Generales, es fascinante la forma como lo narras porque parece que uno lo viviera...y mira que a MI no me gusta el Futboll pero esta narrativa me creó una expectativa hasta el final. Veo la foto de los jugadores del Barrio San Isidro y solo pude reconocer a uno de los hermanos Castillo del Jr. Unión 2da. Cdra. su padre se llamaba Wenceslao Castillo.
    Un abrazo.
    NellyQS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nena, gracias por escribir. En la foto del Estrella Roja de San Isidro aparecen dos hijos del vecino Castillo (El Chana y El Chiqui). Al final del artículo menciono los nombres de los jugadores.
      Abrazos,
      Eduardo

      Eliminar
    2. He vuelto a mirar la foto y solo he reconocido "Al Chiqui" Castillo, justamente es quien mira la toma fotográfica, el 6to. contando desde la Izquierda (asi como están parados), es el que se ubica junto al joven que tiene la pelota a sus piés. Foto: Club Estrella Roja de San Isidro - Año 60'

      Eliminar
  5. Luis Enrique Alegre Calderón6 de octubre de 2012, 17:49

    Eduardo, nuestra amistad tuvo encuentros distintos pero dentro de la misma provincia, pues tú naciste en Chimbote, en tu añorado barrio San Isidro y yo, nací en medio de mis dulces camotes y cequiones del distrito de Santa. Por eso, muchos recuerdos tuyos, lo saboreo tomando un mate de yerba luisa con camotes fritos por la abuela Leticia en los atardeceres cuando el abuelo y los primos llegaban de la chacra.

    Pero, si hay algo de recuerdos aun sobre mi fugaz paso por las canchas de fútbol por allá en los mil novecientos setenta y cinco: En la Liga de fútbol de Santa, ese año, por problemas de economía, el club “Carlos Chirinos” vendió su categoría a un grupo de agricultores de la estancia de la aún (a ese entonces), Cooperativa de Vinzos, que se hallaba en la parte final del distrito por donde los camiones se internaban al Cañón del Pato con destino a Huaraz, sierra y capital del departamento de Ancash.

    Resulta que, Vinzos me era conocido por su sonada fiesta tradicional en honor a Santa Rosa de Lima, y hasta allí nos dirigíamos en un tropel de muchachos adolescentes, montando caballos que sin consulta alguna “los tomábamos prestados” para luego devolverlos tirados a la vera del cequión de la Huaca China a la entrada del pueblo. Allí, en Vinzos se saboreaba la mejor causa hecha con caballita salada y yuquitas calientitas que preparaban las mozas de la cooperativa, siendo el mejor pretexto para robarles sus amores los fines de semana o en la fiesta de Santa Rosita La Milagrosa.

    Junto con la categoría comprada, la cooperativa armó un equipo que se llamó “Deportivo Vinzos”, recuerdo que el color de su camiseta era verde como los colores del símbolo del modelo cooperativo que el General Velasco Alvarado había instaurado a través de su Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas, y junto con esta celebrada decisión, también compraron mi sonado pase, aunque lo digo de principio a fin, nunca resulté habitual en las canchas, pero siempre me asociaban bajo el lema de “es el hijo de Lucho Alegre” quien en sus años mozos si era el mejor volante de todo Santa.

    Tus recuerdos apuraron también los míos, y me veo en Vinzos, acompañado de un inseparable amigo a quien de cariño le decía “La Muñeca Toche” –nunca supe quién fue el soberano autor de tal apodo– llegando en las tardes para los entrenamientos, y comiendo bajo la sombra de inmensos sauces, las ricas causitas de caballita con yuquitas calientes.

    Gracias Eduardo por todo tu esfuerzo de titán de querer atrapar entre tus manos el pasado y no dejarlo ir.
    Tu amigo Luis Alegre Calderón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey Lucho, gracias por escribir y compartir tus propias memorias. No sabía que tu padre fue un reconocido futbolista en la zona. Ya me contarás más detalles al respecto ¿Conserva la familia algunas fotos de su paso por los gramados de juego?
      Abrazos,
      Eduardo

      Eliminar
    2. Luis Enrique Alegre Calderón6 de octubre de 2012, 18:11

      Como tu dices, ya conversaremos luego, pero de las fotos, dicen las hermanas mayores que se partieron en dos destinos: uno para el baul de la hermana mayor Isabel que vive en Lima y otro para las tías hermanas de mi querido viejo que descansa en paz. Gracias por compartir tu blog, en verdad que para siempre mis mejores deseos y, saludos a tu querida familia.

      Eliminar
  6. HOLA AMIGO EDUARDO, PARA MI ES UNA EMOCION INMENSA LEER CADA UNO DE TUS ARTICULOS, Y ESTE ME TRAE RECUERDOS DE MI NIÑEZ DE LO FELICES QUE FUIMOS A PESAR DE NUESTRAS NECESIDADES. COMO NO RECORDAR A MIS HERMANOS Y A LOS CHICOS DEL BARRIO CORRER HACIA LA PAMPA PARA VER EL FUTBOL.

    TAMBIEN HAS TRAIDO A MI MENTE ESE FATIDICO 31 DE MAYO DE 1970 CUANDO EL TERREMOTO ME SORPRENDIO FRENTE AL CINE SAN ISIDRO QUE ESTABA CERCA A TU CASA, ESTABAMOS TODAVIA AFUERA DELIBERANDO CON LAS CHICAS DEL BARRIO SI ENTRABAMOS O NO. GRACIAS A DIOS QUE NOS QUEDAMOS EN EL INTENTO PORQUE TAL VEZ HOY NO LO ESTARIA RECORDANDO. VIMOS COMO LA GENTE SALIA DEL CINE, SE PISABAN, SE CAIAN UNAS ENCIMA DE OTRA, LOS CABLES DE LUZ MOVIENDOSE INTENSAMENTE, LA GENTE EN LAS CALLES TODAS POLVORIENTAS, CASAS CAIDAS, GENTE HERIDA, Y YO PERDIDA LLORANDO Y TAN CERCA A MI CASA, Y POR ALLI PASO UNA MONJA QUE ME LLEVO A MI CASA.

    TAMBIEN RECUERDO LO QUE RELATAS EN TU ARTICULO LA TIERRA ABRIENDOSE Y SALIENDO AGUA CALIENTE, FUE HORRIBLE, LA TIERRA TEMBLO MUCHO Y TODOS DORMIAMOS EN LA CALLE. NUESTRA IGLESIA CAIDA Y RECONSTRUIDA. TARRATA Y PICHUSO EL TERROR DE LOS NIÑOS, Y MUCHOS RECUERDOS TODOS MUY BIEN DETALLADOS EN ESTE BELLO ARTICULO.

    NUEVAMENTE EDUARDO MIS MAS SINCERAS FELICITACIONES Y DESEOS DE EXITO DE ESTE NUEVO ARTICULO.

    UN ABRAZO,
    TU AMIGA ANA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anita, gracias por escribir. Es indudable que la experiencia del terremoto nos dejó una huella imborrable. Tu recuerdo colmado de detalles así lo confirma. Pensar que han pasado tantos años del terremoto, la Pampa, la escuelita, la niñez, etc. pero al mismo tiempo es una maravilla mantener nuestra amistad a través de todas estas décadas.
      Abrazos querida amiga,
      Eduardo

      Eliminar
  7. Hola Eduardo, leí tu articulo al igual que los otros mas que escribiste. Te seguire felicitando siempre querido amigo. Tienes una memoria excelente, nos haces volver a la niñez. Claro está que son hermosas vivencias que solo una persona como Tu puede dar a conocerlas y recordarlas. Dios te bendiga siempre querido amigo.
    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura, gracias por escribir. Saludos para las amistades de nuestra promoción en el hospital del Seguro Social en Chimbote.
      Bendiciones amiga!
      Eduardo

      Eliminar
  8. MARIA ALICIA CASTILLO DE SIRVAS6 de octubre de 2012, 22:12

    Como siempre estupendo tu artículo como todos los que ya has escrito, felicitaciones amigo una vez mas nos haces retroceder en el tiempo, recordando a nuestro querido barrio del 21 de abril, muchos saludos y cariños para ti y para tu esposa y tu niña, bendiciones y un gran abrazo.
    MARIA ALICIA CASTILLO DE SIRVAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alicia, gracias por escribir. La Pampa del 21 de Abril es ciertamente motivo de recuerdo y nostalgia para todos los que hemos vivido en el área. Saludos para ti y tu querida familia.
      Eduardo

      Eliminar
  9. NARCISA VÉLEZ OLAZÁBAL6 de octubre de 2012, 22:32

    EDUARDITO:

    Hermoso relato, excelente recuerdo: lagartijas, culebras, sapos, lechuzas, chicharras, mucho contacto con la naturaleza, si en ese época hubiesen habido lluvias en Chimbote, hubiera sido más excitante el recuerdo con olor a tierra mojada ¡no te parece!

    Creciste sin juguetes, ni televisión, pero tuviste la pelota de plástico para el fútbol, y el espacio para revolcarte y practicar el deporte que te gustó y te sigue apasionando con el recuerdo de tantos jugadores, y equipos, y todo el escenario que se montaba para aquel acontecimiento tan importante como es el fútbol que junta a gente de todos los credos y razas.

    Tuviste los Comics a manos llenas, lo que te ayudó desde muy pequeñito a desarrollar mucho la habilidad cognitiva, que a la fecha escribiste un hermoso artículo al respecto y eres un gran escritor, tuviste una linda infancia nene¡¡¡

    Que gran utilidad le dieron a La Pampa, los vecinos del Barrio, mientras estuvo vacía, que pena que no se gestionó para que siga igual, y haber edificado el C.Educativo en otro lado, pero si tuvieron que elegir entre uno y otro, el colegio ganaba la prioridad.

    Muy buena tu gratitud a La Pampa de enfrente de tu Barrio San Isidro y al pueblo de Chimbote, que con tus relatos ayudas a la reconstrucción de su historia, y Chimbote también te agradece a través de nosotros por el gran aporte cultural que le haces, y el lugar preponderante que lo estás ubicando al ser elegido por tus artículos Comics entre tantos autores, para la enseñanza del español como segunda lengua en países de habla inglesa.

    Sabio el consejo de tu padre: "Escuchar a Víctor Raúl Haya de la Torre, y contar las estrella del cielo".

    Abrazos y Besos.
    Tu amiga
    NARCISA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Narcisa, gracias por escribir. Gracias por todos los detalles que consideras entre tus líneas. Gracias por mantenerte cerca.
      Cariños,
      Eduardo

      Eliminar
  10. GRACIAS EDUARDO POR TRASLADARNOS A LOS AÑOS MARAVILLOSOS DE CHIMBOTE, ESCENARIOS QUE MI GENERACIÓN NO CONOCIÓ, MAS QUE POR ALGUNAS FOTOS Y AHORA POR TU EXTRAORDINARIO RELATO. SALUDOS CORDIALES.
    ATTE. JUAN BAZÁN

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan, gracias por escribir. Te deseo renovados éxitos al frente de CHIMBOTE EN LA WEB.
      Saludos,
      Eduardo

      Eliminar
  11. Pedro Wilfredo Haro Diaz7 de octubre de 2012, 13:23

    Buenos recuerdos de aquellos tiempos, tuve la suerte de jugar en dicho campo, porque siempre había campeonatos de fútbol, el campo era de tierra salitrosa, vino el terremoto del 70', hubo modificaciones en general. En la foto donde están el equipo Juan Joya con sus reynas, el moreno creo que es Salguero jugador del Strong Boys.

    Acerca del terremoto ´70 existen anécdotas de contar, por ejemplo vivía en la 4ta. cuadra de la calle Espinar, habia una camioneta marca Chevrolet, las llantas saltaban por el movimiento sismico, se escuchaba choque de piedras, y luego comenzaron a decir que se salía el mar, después el "Loco Moncada" hablando que era el castigo de Dios y otras cosas mas.

    Acerca del nombre del 21 de abril, era porque ese dia era cumpleaño de la esposa de Manuel Prado, antes era aeropuerto, luego la mayoria vinieron a vivir ahí porque el barrio de Acero se había incendiado 2 veces. En ese tiempo yo vivía en la primera cuadra de Bolognesi y me acuerdo porque tenía familia en ese barrio de Acero.

    Bueno me despido, que sigas esa costumbre de vivencias y asi seguir comunicandonos.
    Cuidate mucho
    Pedro Haro Diaz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pedro, gracias por escribir. Me alegra saber que tuviste la oportunidad de jugar en La Pampa del 21 de Abril, debes tener muchos recuerdos de los partidos disputados en este campo.

      En cuanto al nombre de la Urb. 21 de Abril, efectivamente, de debe a que el Presidente Manuel Prado Ugartecho estuvo en Chimbote el día 21 de Abril de 1958, justamente el día de su propio cumpleaños, e inauguró la urbanización que lleva como nombre la fecha del cumpleaños del presidente.

      Un abrazo,
      Eduardo

      Eliminar
  12. Víctor Raúl Arellano Salazar7 de octubre de 2012, 16:52

    EL eterno devenir estará presente en nosotros hasta el final de los días y es que nos renovamos minuto a minuto, segundo a segundo y en cada espacio hay lugar para el recuerdo y la promesa de un futuro siempre en construcción.

    Un pocillo con hierba luisa en la mesa y las chicharras, los sapos, las lagartijas, la esencia de la vida, la naturaleza, la ruralidad, la presencia del pueblo.

    Una pampa dibujada con la pluma de Eduardo, no otra, con la pluma que fluye, discurre, discursa, emplaza, simplifica, significa, dignifica, conceptualiza esa pluma y no otra para lograr tan bello relato cargado de historia, encuentros, mucha socialización.

    Creo que Confesiones de un Árbol constituye un pieza literaria clave para conocer el mundo interno del hombre incentivado -paso a paso, relato a relato, anécdota tras anécdota- a pensar en sí mismo y en su entorno inmediato, una manera acertada y prolija de hacerlo sentirse humano.
    Víctor Arellano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Víctor por tus líneas. Tus comentarios son siempre esperados con expectativa. Y reflejan no sólo tu fraternidad de amigo, sino también tu profundo capacidad para entender la complexidad humana.
      Abrazos,
      Eduardo

      Eliminar
  13. Eduardo, gozando de tu hermoso relato como ya nos tienes acostumbrados con tu pluma y ese toque que te caracteriza, tus escritos me ponen a soñar y meterme a la historia. Espero que hayas disfrutado de tus vacaciones en Perú y traído muchos mas de tus hermosos relatos.

    Cuidate y cuida de tu familia. Se despide de ti Víctor Santana, desde Tampa-Florida-Usa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey Víctor, gracias por escribir. Igualmente hermano, te deseo lo mejor del mundo para ti y tus familiares tanto en Florida como en Huaral.
      Abrazos,
      Eduardo

      Eliminar
  14. LUIS FERNANDO COLLANTES DIAZ8 de octubre de 2012, 05:42

    HOLA EDUARDO, DE TODOS TUS ARTICULOS, AUNQUE FRANCAMENTE NO LOS HE LEIDO TODOS, ESTE ES EL QUE MAS ME HA IMPACTADO. QUIZAS PORQUE PASE PARTE DE MI NIÑEZ Y ADOLESCENCIA EN LA URBANIZACION 21 DE ABRIL, VIVI LA INUNDACION Y PASE EL TERREMOTO DEL 70 EN MI CASA DEL 21 DE ABRIL.

    NO RECUERDO HABER CONOCIDO LA PAMPA DEL 21 DE ABRIL O HABER JUGADO EN ELLA, EN ESE ENTONCES YO VIVIA EN LA AVENIDA BUENOS AIRES, FRENTE A LA LINEA DEL TREN, CUANDO JUGABA EN SANDALIAS Y SHORT EN LA NOCHES, EN QUE INCLUSO HACIAMOS DE "PAJAROS FRUTEROS" PUES ALLI FUNCIONABA UNA ESPECIE DE PARADA.

    PERO SI JUGUE EN LA PEQUEÑA PAMPA FRENTE AL COLEGIO QUE QUEDA CASI PARA TERMINAR LA ZONA "B" DE LA URBANIZACION 21 DE ABRIL: EN ESTE COLEGIO ESTUDIE PARTE DE MI PRIMARIA.

    MIS RECUERDOS ESTAN TAMBIEN MAS RELACIONADOS A LAS ESCAPADAS DE NIÑO, ANTES DE 1970, PARA IR A LA LAGUNA DE "TRES CABEZAS" CON LA PALOMILLADA DE MI SALON DE CLASES.

    ELOGIO TU PLUMA LITERARIA QUE, EN ESTE ARTICULO, APARECE NITIDAMENTE COMO UNA REVELACION. FELICITACIONES Y CONTINUA.

    SALUDOS PARA TU HERMANA NENA, MI GRAN AMIGA A QUIEN NO VEO HACE MUCHOS AÑOS. TAMBIEN PARA TU FAMILIA.

    UN ABRAZO: LUIS FERNANDO COLLANTES DIAZ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fernando, gracias por escribir. De lo que mencionas, tengo la impresión que hiciste la primaria en la antigua Escuela de Varones Nº 3148, cuyo Director Fundador fue don Orlando Paredes Gonzales. En la actualidad este centro educativo responde al número 88026 y es denominado "Julio César Tello Rojas".
      Un abrazo,
      Eduardo

      Eliminar
  15. Luis Enrique Alegre Calderón.8 de octubre de 2012, 17:57

    Eduardo, me da mucho gusto leer variados comentarios de tus amigos, todos ellos girando en torno a La Pampa, pero cada uno de ellos, rememorando parte de su pasado, especialmente aquel que habla del Loco Moncada, un personaje tan poco entendido y estudiado, pero que fue puesto en alto relieve por nuestro querido José María Arguedas, en su novela los Zorros de Arriba y los Zorros de Abajo, como porción de esta tierra que grita por tanta miseria humana.

    Si no es mucho pedir, quiero comprar un boleto de ida y vuelta al pasado para mirar el Mercado Modelo, los pájaros cochos en sus balcones y el Loco Moncada cargando como en una cruz sus redes, con su torso desnudo, descalzo, como voz que clama en el desierto, gritándole al mundo sus verdades amargas.
    Tu amigo Luis Alegre Calderón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey Lucho, Confesiones a un Árbol, poco a poco, se va convirtiendo en un espacio donde los lectores van contando sus propias memorias. Lo cual me complace sobremanera.

      Suscribo tus palabras acerca de nuestro querido Loco Moncada.
      Eduardo

      Eliminar
  16. Hola Eduardo.
    Muy lindo recuerdo.
    Conocí a "El Lobo", un gran arquero, a Nico y otros. Ese año 1966 fue campeón en segunda división de la Liga de Fútbol de Chimbote, con el Union Juventud. Jugué varias veces en LA PAMPA, era difícil. Recuerdo también que ese campo, en el año 1970, sirvió para albergar a gente que se le había caído su casa. Mis suegros vivían al frente, Después del terremoto del 70 hice mi carpa con mi familia que recién estaba formando y me quedé unas semanas. Yo vivía en Pueblo Libre, más conocido como !El Zanjón" y tuve que trasladarme porque se había caído mi casa. Recuerdo inolvidables.

    Un abrazo y felicidades.

    Jorge Bazán

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge, los días de La Pampa albergan infinidad de recuerdos, incluyendo reminiscencias del terremoto. Efectivamente, frente a lo que fue el campo vivieron los padres de tu esposa. Cada vez que voy al Perú, siempre visito a los familiares que aún viven en la misma casa.
      Abrazos,
      Eduardo

      Eliminar
  17. Johnny Albrichet García11 de octubre de 2012, 06:52

    Hola Eduardo, hermano del recuerdo de aquellos años maravillosos, perdidos por la cotidiana y rutina vida de las grandes ciudades de cemento que no dejan un resquicio para las añoranzas de los amigos.
    Y bueno, valgan verdades, a tu esfuerzo estamos recuperando.

    Ahora este escrito que nos entregas una vez más nos emocionas, especialmente a mi familia porque en parte de tu articulo rescatas la institución y persona que estuvo muy ligada. Muchas gracias una vez más. Como no recordar La Pampa, centro nuestras correrías, como tan bien los describes, en sus inicios para que estuvo destinada? no me acuerdo, regresando a Chimbote lo voy a preguntar a mi viejita.

    El cambio trajo el colegio Santa Maria Reyna, las verbenas, el inicio de los Pasteles Verdes, las chicas y los "giles " en las esquinas, etc. Ah el "Fronton", buena musica, chicas, escándalos y cierre por hacer bulla en el dia estando un Ministro en el Colegio?.
    Johnny

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Johnny, gracias por escribir. Indudablemente que tenemos millones de recuerdos de La Pampa. La clausura de "El Fróntón" estuvo ligada a la visita del Ministro, además que no era aconsejable la presencia de un bar con tanta "fama" frente a un colegio de menores.
      Abrazos,
      Eduardo

      Eliminar
  18. HERMANO EDUARDO, ES MUY EMOCIONANTE LO QUE ESCRIBES EN ESTE ARTICULO SOBRE LA PAMPA DEL 21 DE ABRIL, LO CUAL ME LLENA DE EMOCION Y NOSTALGIA RECORDARLO, Y QUISIERA QUE SIGA SIENDO PAMPA PARA AÑORAR TODO LOS LINDOS RECUERDOS QUE SE SOLIA PASAR ALLI

    ...SI YO NO ME EQUIVOCO EN ALGUNA VEZ ME ESCAPE A VER EL PARTIDO DE MI GENTE DEL BARRIO Y EL ALBOROTO Y BULLICIO ALEGRABA NUESTROS CORAZONES QUE SE SENTIAN TRISTES POR LA POBREZA QUE SOLIAMOS PASAR EN ESAS DECADAS

    ....RECUERDO EL BAR LOS CLAVELES QUE ALEGRABAN TAMBIEN CON SU MUSICA CUANDO PASABA POR ALLI....RECUERDO EL RESTAURANT DE LA ESQUINA DE NUESTRO VECINO CARLOS Y TANTOS DETALLES QUE TU HAS NOMBRADO Y ME HA EMOCIONADO MUCHO

    ...SIGUE PARA ADELANTE Y QUE DIOS TE SIGA BENDICIENDO EN LA ESCRITURA QUE NOS DELEITAS A CADA UNOS DE TUS LECTORES....APROVECHO HOY 15 DE OCTUBRE PARA QUE TRASMITAS MI SALUDO A TU ESPOSA TERRY POR EL DIA DE SU CUMPLEAÑOS MUCHAS FELICIDADES DE PARTE DE LA FAMILIA DE ALEMANIA.....MARY

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja... Mary, tantos recuerdos bonitos ¿Verdad? Muchas gracias por escribir, y también por los saludos para Terry, se los haré llegar. Gracias otra vez!!
      Eduardo

      Eliminar
  19. FRECIA GONZALEZ FLORES15 de octubre de 2012, 20:50

    EDUARDO, EFECTIVAMENTE, NO HABIA RECIBIDO TU ULTIMA ENTREGA.

    GRACIAS POR ENVIARMELA, LA DISFRUTE MUCHISIMO, SABES PORQUE? PORQUE HAY IMAGENES QUE ENCUENTRO COMUNES EN NUESTRAS VIDAS, Y UNA DE ELLAS ES LA DE LAS HUELGAS DEL SUTEP. ME ACORDE DE COMO EN MI INFANCIA TAMBIEN VI COMO MIS PROFESORES DE LA ESCUELA PRIMARIA HACIAN SUS HUELGAS Y ERAN REPRIMIDOS, PERSEGUIDOS Y ENCARCELADOS Y COMO ESOS HECHOS MARCARON MI SENSIBILIDAD DE NIÑA. RECUERDO COMO UNA VEZ, Y A MI INICIATIVA HICIMOS EN MI ESCUELITA PRIMARIA ACTIVIDADES PARA AYUDAR A NUESTROS PROFESORES, CREO QUE DE ALLI NACIO EN MI LA SENSIBILIDAD POR LOS PROBLEMAS DE LOS DEMAS.

    TE FELICITO POR TU ARTICULO Y DE PASADITA DESEARLE A TU ESPOSA TERRY UN FELIZ CUMPLEAÑOS, AUNQUE NO TENGO LA SUERTE DE CONOCERLA PERSONALMENTE AUN, PERO ESPERO QUE LO PASE MARAVILLOSAMENTE.
    FRECIA GONZALEZ FLORES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Frecia, gracias por escribir y compartir tan significativos momentos de tu vida. Y muchas gracias también por los saludos para Terry!!
      Abrazos,
      Eduardo

      Eliminar
  20. Julio César Sifuentes Arias18 de octubre de 2012, 05:34

    Hola Eduardo
    Muy bueno es conocer de tus bien recordados actos vividos con flameante intensidad; seguro que muchos te han respondido por la cercanía del barrio donde nacimos (la Aviación, Balta, el 21, San Isidro, etc.); que fuimos hinchas y admiradores de buen futbol fuerte que se vivía en esa época. A pesar de la rivalidad que existía la camaradería se imponía. Como se extraña esos dotes de gente que invertía y organizaban sin mediar ganancia pecuniaria; tan solo la de disfrutar de una buena tarde de futbol.

    Saludos mi recordado amigo
    Julio César Sifuentes Arias
    desde Chimbote Perú

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julio César, gracias por escribir. Te deseo muchos éxitos en tus actividades tanto en Chimbote como en Lima. Cariños para la familia!!
      Eduardo

      Eliminar
  21. Estimado Eduardo, lo primero que te digo es que me ganaste por puesta de mano porque escribir sobre el legendario campo deportivo del 21 de Abril estaba en mi cabeza. Lo segundo es la similitud de ideas que tenemos, en realidad es sorprendente. Pero ha sido un privilegio que la escribieras primero porque ha sido un relato emotivo, especialmente para quienes hemos sido parte de este proceso, real y bien documentado de esa parte de la historia no contada de Chimbote. Esta es una historia real que habla de personas con rostro, nombres y apellidos; algunos aún entre nosotros, otros ya se nos adelantaron en este desarrollo de la humanidad.

    El campo del 21 de Abril fue un recinto sagrado, porque era quizás el único de esas dimensiones para ser considerado un campo de fútbol. Sagrado para ese tiempo porque congregó a personas de diferentes lugares aledaños a su ubicación. Quizás una de las más grandes frustraciones personales fue no haber pisado nunca su campo de tierra como jugador, a pesar de que a esa edad la practicaba con mucha frecuencia en mi antiguo barrio, la histórica cuadra 6 de Derteano, conocida en aquellos años como "la bajada". El desarrollo histórico de este emblemático lugar es paralelo al Bar Los Claveles, de la popular tía Marta, conocido como "El frontón" por dos cosas: era uno de los penales de más alta peligrosidad en el país. La otra es que era uno de los lugares también de más alta peligrosidad de Chimbote en esos años. Las "broncas" eran a diario, pero no sólo a puñetazos o "pesadas", sino con el arma también de moda en este tiempo: a chavetazo limpio. Por allí pasaron muchos Pedros Navajas, Panchos Malandros y Juanitos Alimañas. Te imaginas si, como es ahora, las peleas hubiesen sido a balazos. Y el otro lugar histórico paralelo a su desarrollo fue, primero, el almacén del Banco de Materiales -otro histórico lugar donde recuerdo vino a tocar la famosa orquesta de Lucho Macedo con su cantante de moda, la despampanante Lina Panchano- y después el Mercado 21 de Abril. Y obviamente el arca monumental que fue -y lo sigue siendo- la Iglesia San Francisco de Asís.

    Hay muchos nombres que la memoria a veces no es ingrata, pero que debemos mencionar como Sergio Melitón "Galla"; "Guille", hace muchos años radicado en Venezuela; el popular "Plaga"; los hermanos "Valeria" y "Moña" Zavaleta; el "Cholito, que hizo su carrera en el Sport Ancash; "Pecho" Victorio; el popular "Pancho"; entre otros que escapan a la memoria. Pero hay uno que no podemos dejar de mencionar. El legendario Sebastián "Cheva" Mantilla, el mejor arquero de Chimbote de todos los tiempos.

    El histórico campo del 21 de Abril congregaba cada domingo a una gran cantidad de gente y también fue fuente de ingreso para muchos comerciantes, pero por sobre todo fue parte importante de una etapa de nuestra vida, aquella que jamás podremos sacar de nuestra mente y nuestro corazón. Poner a disposición de todos este relato maravilloso y bien informado quizás sea, por ahora, un recordar y trasladarnos a aquellos años maravillosos. Pero más adelante, estoy seguro, será -como otros tantos artículos tuyos y de este humilde servidor- una fuente de consulta para las generaciones que nos siguen. Será, nuevamente lo repito, el testimonio de la HISTORIA NO CONTADA DE CHIMBOTE. La no oficial, pero la vivida, no recopilada.

    Nuevamente mis felicitaciones Eduardo por tan brillante relato, que me ha trasladado a mi infancia,y muchas gracias por el tiempo de poner a disposición de los chimbotanos lo que no debemos olvidar, sino valorar porque NADIE AMA LO QUE NO CONOCE. Un abrazo desde mi querido Chimbote y qué pena no haber podido encontrarnos después de tantos años. El reencuentro será más emotivo algún día, espero no muy lejano.
    Segundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey Papi, muchas gracias por escribir y resaltar la importancia que La Pampa ha tenido para varias generaciones de chimbotanos de nuestra época. Indudablemente hay muchos nombres de peloteros del ayer que nos vienen a la mente. Te cito a algunos: Daniel “Corumbo” Mantilla, y sus hermanos “Lupo” y el “Canillón”. Los hermanos: Hermógenes (“Moña”), Crescencio (“Kechy”), Vicente (“Burro”), y Valeria Zavaleta Tello.

      También Enrique “Galla” Melitón Moncada, César “La Julia” Espejo Zavaleta, Javier “Plaga” Villalva, “Rifle” Sagástegui, “Nango” Chávez, y “Ñato” Morales.

      Sin dejar de mencionar a Oscar “Can Vilchez” Rosario García y su hermano Manuel (“Pelé”) Y también: “Gallina”, “Boa”, Alcibiades, y un largo excétera.

      Un abrazo,
      Eduardo

      Eliminar
  22. Hola Eduardo es un gusto encontrar este Articulo, te felicito por la forma narrativa dicen que Recordar es Vivir lo compartí con mi cuñada hija de Jesus Lujan Valderrama, jugador del zenit, se emociono no sabia que existia esa foto, y es lindo dar ese tipo de alegrías, Me es grato saber que te gusta escribir tus vivencias y compartirlas, nos haces partìcipe y retroceder en el tiempo.
    Saludos
    Iris Dioses

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Iris, gracias por escribir. Estuve de visita por el barrio hace un par de meses. Tuve el tremendo gusto de conversar unos minutos con tu mami.
      Saludos para toda la familia!
      Eduardo

      Eliminar
  23. Jhonny Sánchez Taboada28 de octubre de 2012, 11:55

    Eduardo es para mi muy placentero haber leído este artículo de verdad muy hermoso, te felicito de todo corazón, haz traído a mi recuerdos muy nostálgicos de mi niñez, yo también conocí esa zona ya que viví muy cerca de allí y estudié la escuela en un centro educativo 3160 ya desaparecido en la Av. Buenos Aires e íbamos con los muchachos de entonces a la famosa Pampa que tu relatas, también gocé del recorrer del famoso tren que iba a Huallanca y que experimentábamos para chancar clavos o latas en los rieles cuando pasaba el tren. También experimenté la concurrida procesión del Sr. de Los Milagros donde me ponía a vender cirios sin que sepa mi padre porque si me veía a correr se ha dicho y habría que aguantar castigos.

    Que buena memoria mi estimado amigo, traer tantos recuerdos en tu hermoso articulo es para mi algo muy nostálgico compartir contigo lo que escribes, hoy conversaré con mis hijos para enseñarles este artículo como parte de la historia de mi vida que muchos vivimos así como la relatas, las lechuzas, las lagartijas, eso ahora ya ni se ve, la expansión urbana ha ido destruyendo la riqueza natural de nuestro pueblo y los campos han sido urbanizados y con ello este tipo de animales se han alejado. Si me acuerdo mucho lo que relatas de las vísceras de los pescados, los pelicanos o Pajaros Cochos como lo llamamos se posaban por el mercado 21 de abril buscando alimentos y le dábamos vísceras de pescado para que se alimenten, bonitas anécdotas, me acuerdo mucho que iba al muelle y me metia a las bodegas de las lanchas para limpiarlas y nos regalaban pescado el cual vendíamos en el mercado y nos recurseabamos algo para la casa, asimismo allá por los años 70 los pescadores mataban erróneamente al Delfin al cual se le mencionaba como Chancho Marino, y la gente lo preparaba bien hasta simulaba ser un buen bisteck, o sin ir muy lejos también mataban la tortuga marina y sacaban diversos sabores de carne como pollo, res y otros, yo me acuerdo que tenía un tio pescador y nos traía a casa después de su faena o un guanay o un pescado grande, en ambos casos mi madre los preparaba muy bien, en el caso de guanay parecía pato picante, yo no conocía entonces que era guanay.

    Bueno tantas cosas bonitas de esa época, te las relato un poco contagiado por lo que escribes, con mucha emoción por supuesto, gracias muchas gracias Eduardo, te reitero mi felicitación por lo que escribes, un abrazo hermano, cuídate mucho y que Dios me lo Bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey Jhonny, gracias por escribir. Es interesante cómo los muchachos de nuestra generación y nuestros barrios vivieron casi exactamente las mismas experiencias. Y nuestra relación con los referentes del Chimbote de entonces fueron también igual.

      De mi barrio íbamos a los rieles del tren, movíamos la palanca de conexión de los rieles, y aprisionábamos la puga de nuestros trompos para cambiarlas. De igual manera los pequeños trabajos que hacíamos en el muelle, como lavar carros frigoríficos o ayudar a empujar las chalanas con los polines para sacarlos a la playa.

      En fin hermano, tenemos mucho por recordar. Bienvenido a Confesiones a un Àrbol!
      Eduardo

      Eliminar
  24. HOLA EDU, MUY EMOCIONANTE, TODO LO QUE NARRAS ACERCA DE LA PAMPA DEL 21 DE ABRIL, NO TUVE LA OPORTUNIDAD DE CONOCERLA EN AQUELLOS TIEMPOS, DONDE SE ESCUCHABA DECIR CON MUCHA EMOCIÒN "GOOOOL", PERO AL LEER TU RELATO ME IMAGINO QUE DEBIO SER ESPECTACULAR.

    HE LEIDO TU ARTÌCULO EN COMPAÑIA DE MI GRAN AMIGA: "MI MADRE", LE ENCANTO TANTO COMO A MI. Y JUNTAS HEMOS RECORDADO LOS MOMENTOS QUE PASAMOS EL DIA DEL TERREMOTO, BUENO AÙN NIÑA, PERO RECORDÉ A MI QUERIDO PADRE CUANTO LO ABRAZABA MUCHO PARA QUE NO SINTIERA LOS TEMBLORES, ESE DIA FUE TRAGICO PARA MUCHAS PERSONAS, QUE PERDIERON A SUS FAMILIARES, FUE MUY TRISTE.

    EDUARDO : TE ADMIRO MUCHO Y TODOS TUS ARTÌCULOS QUE HE LEIDO ME FASCINARON. UN ABRAZO. DE QUIEN SIEMPRE TE RECUERDA CON AFECTO.-KATTY

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Katty, muchas gracias por escribir y compartir con nosotros las cálidas cosas que nos cuentas. Dale mi cariñoso saludo a tu mami, y también a nuestra amiga Mabel.
      Un abrazo,
      Eduardo

      Eliminar
  25. Eduardo, gratos recuerdos de la famosa Pampa del 21 de Abril, claro yo ya vivia en San Isidro, incluso antes de llegar a nuestro barrio mi familia vivia en el 21 B - cerca al Cine San Isidro en un pasaje por donde se ingresaba quedaba la peluqueria izaguirre (que por 3 cortes te daban un ticket para el próximo corte era gratis jajajaja), y bueno clarito me recuerdo a los famosos partidos de futbol en dicho fortín y sobre todo de nuestro equipo la Estrella Roja (dicho de paso famoso el nombre del equipo sovietico y sobre todo por su arquero La Araña Negra, alli con mis hermanos peloteabamos aunque no eramos buenos pero era el vacilón.

    Incluso despues de ocurrido el terremoto ese campo bendito fue la zona donde muchas familias nos trasladamos para estar seguros y pernoctamos varios dias, me acuerdo que incluso junto a nuestra carpa un niño de nuestra edad era velado solo cubierto por una sabana, fue muy triste ver ese cuadro.

    La verdad gratos y tristes recuerdos tengo de la famosa Pampa del 21 pero la vida tenia que continuar, despues nacierón el mercado, la carcel, el parque donde queda la comisaria (mi padre falleció en diciembre del '69 y en el mercado mi madre vendia ceviche y su puesto ambulatorio quedaba ubicado frente a la puerta de la carcel) y por supuesto que me acuerdo del Bar El Frontón y también del arquero famoso de ese tiempo el "Cheva" ....... Bueno Eduardo te vuelvo a felicitar por trasmitir y hacer recordar momentos de nuestra niñez que rescatando lo positivo (no del terremoto) creo que fuimos muy felices en nuestra época.

    Un abrazo fuerte y continua con estas lindas historias.
    HUGO PISFIL REQUE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hugo, gracias por escribir. Me pregunto si en realidad quieres decir que tu familia vivió en la zona "A" del 21 de Abril. Tengo una curiosidad tremenda por la peluquería que mencionas. Yo recuerdo la peluquería que quedaba en una esquinita, frente al cine. En el otro extremo de ese mismo pasaje quedaba otra peluquería ("El Puma") de la familia Revilla.

      ¿Estamos hablando de la misma peluquería?
      Un abrazo,
      Eduardo

      Eliminar
  26. José Luis Murillo Chinchayán8 de noviembre de 2012, 05:17

    Edu,
    Algunos recuerdos de la Pampa del 21 vienen a mi mente como el Colegio Santa Maria Reina donde Estudiaron algunas de mis primas. Tambien manipulé la palanca de conexión de los rieles para cambiar la puga del trompo del cual mencionas, y alguna vez también ayudando a sacar un bote a la playa (Ramada) por un bonito que dicho sea de paso perdí una sandalia y tuve que regresar a mi casa descalzo.

    En cuanto a Tarrata y Pichuzo, tambien los escuche que paraban en los totorales de Chimbote.
    En cuanto al Pichuzo Limeño y otros delicuentes que fuerón fusilados en la decada de los 70 debo manifestar que el Teniente G.R Tapia Bussi era el encargado del pelotón de fusilamiento y de dar el tiro de gracia, tal como nos comentaba su hermano Gustavo, vecino y amigo de nuestra cuadra lo mismo que fue corroborado con la lectura de una entrevista que le hicierón años despues.
    El indicado Oficial fué dado de baja en el primer Gobierno de Alan Garcia con el grado de Capitán.

    Un abrazo y muchos saludos a la familia.
    José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepucho, gracias por escribir. Gracias también por compartir tus propios recuerdos, y por los datos que aportas en tu comentario.
      Un abrazo,
      Eduardo

      Eliminar
  27. Eduardo es muy lindo lo que escribes, me hicistes remontar a mi niñez, justamente yo estuve viendo un partido de futbol ese dia del terremoto sentadito en una piedra, tenia 7 años y lo recuerdo como si hubiera sido ayer, gracias eduardo por este relato.
    Walter

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey Walter, y yo te recuerdo a tus siete añitos en la escuelita del barrio, a medio camino entre tu casa y mi casa. Gracias a ti por visitar Confesiones a un Árbol!
      Eduardo

      Eliminar
  28. Roland Espíritu Aguirre2 de marzo de 2013, 15:07

    Eduardo del Perú, te pasastes con tu relato:

    Leí por segunda vez tus anectodotas y con mucha emoción te dire que hasta mis lágrimas rodaron x tantos recuerdos y anécdotas. Al igual que tu, yo tambien de niño lo hice con mis primos y amigos del barrio con los hijos de la familia Paredes Pinedo dirigentes del Club "Estrella Roja", Panchito, Anselmo, Richard, Angel, Willy, Hover el gato, Oscar Manrique su hermano el Colao y tanto niños y jovenes contemporaneos mios.

    Mi tio "Chaqueta", era el que se encargaba de llevarnos a ver los partidos de futbol, tuve una infancia feliz, y al leerte me trae recuerdos de esa epoca. Tantos recuerdos de personas que uno conoció y de algunos otros personajes que quedaron en el anonimato. Pero gracias a ti hoy, evocas a tanta gente y traes a nuestras mentes y haces revivir a aquellos personajes que muchas veces nos hicieron deleitar y porque no gritar de alegria con sus goles y jugarretas al borde de la linea.

    La verdad Eduardo al leer tu relato caí rendido con tu encanto y tu excelente memoria, sigue asi con tus finos relatos del ayer.

    Tu amigo y paisano Roland Espíritu Aguirre.

    ResponderEliminar
  29. Hey Roland, y te olvidaste de decir algo: Tu amigo, paisano... y vecino Jajaja!! Saludos hermano. Abrazos para todos los vecinos que puedas ver en el barrio cada vez lo visites.
    Eduardo

    ResponderEliminar
  30. Hola Eduardo, sin lugar a dudas que tus escritos se han convertido en el canal donde discurren nuestras emociones contenidas en viejas memorias que salen a flote. La Pampa que fuera escenario de múltiples vivencias: deportivas y otras sociales, significa para mi el lugar que eligió mi familia para ponernos a buen recaudo ante un posible tsunami como consecuencia del terremoto de 1970. Evento que como sabes tiene u profundo significado por lo catastrófico que fue y se albergó en nuestra memoria para siempre. Un abrazo mi querido Eduardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Alberto, después del terremoto La Pampa se convirtió en un campamento donde se levantaron las carpas que albergaron a muchas familias que perdieron sus casas o, también, por razones como la que tú señalas.

      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo grande!
      Eduardo

      Eliminar
  31. Luis Fernando Ramos Silva2 de junio de 2015, 18:13

    Hola mi estimado amigo Eduardo, en primer lugar quiero felicitarte por tus lindos escritos en homenaje a “La Pampa del 21 De Abril", en segundo lugar por tu extraordinaria memoria que tienes, siempre fuiste inteligente. Como no recordar los sucesos que sucedieron en esa histórica pampa en la década del 60 y parte del 70, si recuerdo la exhibición de los grandes equipos que jugaban ahí el fútbol macho, a lo sumo yo tenía entre los 5 a 6 años sino mas recuerdo.

    Hay algunas facetas que tu relatas que no me vienen a mi memoria que tal ves no las viví o no las recuerdo simplemente, pero si recuerdo a la graciosa tía Sarandonga, que aún vive, al equipo de los "Diablos Rojos", porque eran de mi barrio y los más temibles dicho sea de paso. Recuerdo al viejo Nico aún vivito y coleando, al arquero "Lobo", que en paz descance, a Jorge Villa, a Pirula Villa (hermanos), a Hernán Capurro, a los Victorios, entre otros.

    Todos estos hechos que relatas, me vienen a mi fugaz memoria, que me trasladan a esas hermosas épocas de mi niñez. Espero que Dios te siga iluminando tu magistral sabiduría, con el fin que nos sigas atesorando con tus extraordinarias narraciones, usando el verbo elegante y florido (que embellecen tus escritos y lo hacen tan codiciables para seguir leyéndoles) de aquellos tiempos vividos en el historial de nuestra tierra que nos vio nacer.

    Dios te bendiga. Un fuerte abrazo.
    Tu amigo
    Luis Fernando Ramos Silva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luchito, muchas gracias por tus generosas palabras. Me ancanta saber que disfrutas de Confesiones a un Árbol. Gracias también por los aportes que haces.

      Hazme un favor hermano, consígueme el apellido materno de los hermanos Victorio, pues tengo una foto de 1968 donde aparece Meche y deseo registrar todos los nombres completos. ¡Gracias de antemano!

      Tu amigo,
      Eduardo

      Eliminar
  32. hola eduardo bonitos recuerdos que vivimos en nuestra niñez recordar es vivir y tu nos estas proporcionando vida al evocar todos nuestros recuerdos al retroceder en el tiempo todas nuestras vivencias felicitaciones y permiteme llamarte como chato y espero que recuerdes a los vecinos de tu cuadra 13-aviacion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey Galo, qué gusto saber algo de ti!! Gracias por tus palabras, desde luego que tenemos mucho por recordar de nuestra cuadra 13: los partidos de la selección peruana que, cuando éramos chibolos, veíamos en tu casa ... y por ese mismo tiempo jugábamos como defensas en la canchita de tierra a un costado del colegio Santa María Reina ¡Un mundo de cosas para recordar!!

      Tu buen amigo de la chiquititud,
      Chato

      Eliminar