sábado, octubre 22, 2011

¿PERDÓN, LA LUZ ESTUVO ENCENDIDA?


SORRY, THE LIGHT WAS ON?
(¿PERDÓN, LA LUZ ESTUVO ENCENDIDA?)

A Terry, mi esposa

Southbank International School, Londres-Inglaterra
Hacia mediados de los ‘90s yo vivía en Londres, Inglaterra y trabajaba para el departamento de mantenimiento de la prestigiosa Southbank International School. 
Uno de esos días me encontraba en uno de los salones de clase conversando con Mirtha, una empleada boliviana que trabajaba para el mismo departamento. Ella atravesaba una dura crisis familiar y me contaba sus problemas. Yo la escuchaba con compasión. En un mundo donde casi siempre la gente hablaba en inglés, para Mirtha y yo, hablar en español, era siempre un buen refugio. 
Al final de la larga charla, mientras me despedía de Mirtha desde la puerta del aula, traté de terminar la sombría conversación con una frase en inglés. Intenté decir: “Life goes on” (La vida continúa)
En el preciso instante en que yo pronunciaba la frase, por la puerta de la misma aula pasaba Terry, una menuda profesora norteamericana que un par de meses atrás se había integrado a la plana docente de la escuela. 
Terry me miró y asumió que le hablaba a ella. Y me dijo: “Sorry, the light was on?” (Perdón, ¿la luz estuvo encendida?) Mi inglés era limitado, y por esta razón, la manera en que dije “Life goes on”, en los oídos de la gringa Terry sonó más como si yo hubiera dicho “The light was on”. 
Yo, completamente ruborizado, en mi “medio” inglés traté de explicar a la gringa que yo no hablaba con ella, sino con mi amiga boliviana que se encontraba en el interior del aula, y a quien Terry no podía ver desde su ubicación. 
Fue un momento torpe. Y con las justas, creo, salí de la embarazosa situación.
Desde su arribo a la escuela, cada vez que Terry y yo coincidíamos por los pasadizos y escaleras del centro educativo, nos habíamos sonreído siempre con una mezcla de simpatía y timidez. 
Recuerdo con certeza la fecha en que yo dije “Life goes on” (o, “The light was on”), porque fue un primero de noviembre, día del cumpleaños de mi mamá. Justamente, luego de conversar con la boliviana Mirtha, mis planes eran llamar a Perú para saludar a mi madre. 
Pero recuerdo también, que ese día, de pie en la puerta de aquel salón de clase, Terry y yo conversamos por dos horas. Otro tema, desde luego, sería saber cómo un latino que apenas balbuceaba algo de inglés, habló por dos horas con una gringa que no hablaba español. Pero eso será insumo para otro escrito.
Por ahora, el punto es que cuando me despedí de Terry, sentí como que aquel primero de noviembre había sido mi “día”. Pero en realidad el verdadero “día” era de mi madre y debía llamarla por su cumpleaños. 
Así que me dirigí al distrito de Earls Court donde los latinos de Londres hacíamos llamadas internacionales baratas por quince libras esterlinas la media hora. Una vez en este lugar llamé a mi mamá. “¡Feliz cumpleaños!”, le dije. 
Y como todavía tenía mi conversación con Terry en la mente, agregué: “Mamá, creo que tengo buenas noticias...” 
New Hampshire, USA
Octubre, 2011
NOTA:
Si deseas dejar un comentario ten en cuenta lo siguiente: debajo del recuadro para los comentarios aparece una opción que dice “comentar como”. Acá sólo debes seleccionar la opción que dice “nombre” y en este recuadro escribe tu nombre (Deja el recuadro URL en blanco) Si todo esto te parece muy complicado, entonces escribe tu comentario en un e-mail y envíalo a: edquevedo@yahoo.com
Los comentarios van primero al Editor, antes de ser publicados.

31 comentarios:

  1. Eduardo, excelente compartir, creo que uno es feliz no tanto haciendo los sueños realidad, sino haciendo de la realidad un sueño... seguro que ahora estas en eso, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Eduardo felicidades! La historia es linda. Gracias por compartir tus vivencias!
    Isbel

    ResponderEliminar
  3. Hola Eduardo: Y por fin parió Paula ... jajajajajaja, bueno espero q todo vaya bien en tu nuevo blog, y sin equivocarme has empezado bien con el inicio de tu felicidad, me parece muy bien Edu.
    Saludos a toda tu familia, un abrazo. Hasta pronto.
    Jaime

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja Jaimito, tienes razón, por fin parió Paula. Tu sabes hermano: "No sólo de pan (... ni de blogs) vive el hombre". Así que hay que trabajar y otras vainas más, y le vamos dedicando al blog el tiempo que por ahí nos va quedando.
    Saludos a Tita y a todos tus tigres.
    Un abrazo hermano,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  5. FELICIDADES EDUARDO, ME GUSTA EL FEELING CON EL QUE ESCRIBES .
    KARLO

    ResponderEliminar
  6. Gracias Karlo, mucha suerte con tus proyectos!!
    Eduardo

    ResponderEliminar
  7. Gracias Chene... Y gracias Isbel, para mi es un privilegio contar con vuestra amistad y lectura. Lo mejor de lo mejor para cada uno de ustedes!!

    ResponderEliminar
  8. Marco Antonio Arroyo Benites22 de octubre de 2011, 09:06

    Como dice la vieja canción TODO EMPEZÓ COMO JUGANDO........aunque yo no creo mucho en casualidades. Pienso que tu destino estaba finalmente escrito así, encontrar a la mujer de tu vida después de buscarla por tantos paises. En otras palabras, no te equivocaste al decirle a tu madre "CREO que te tengo buenas noticias", ya que el tiempo confirmo las buenas noticias (te casaste con la gringa).
    Marco

    ResponderEliminar
  9. Hey Marquito de mi corazón, muchas gracias por acompañarnos en este nuevo proyecto, tu siempre con la misma lealtad. Nuestra amistad TAMBIÉN ha sido siempre una buena noticia!!
    Eduardo

    ResponderEliminar
  10. Hola hermano Eduardo...he leido con mucho agrado tu blog y me ha gustado bastante...como dice Marco Arroyo te casastes con la gringa y alli tienes tu bendición para siempre...suerte y que sigas avanzando y progresando en tus proyectos....
    Mary de Alemania

    ResponderEliminar
  11. Hey Mary, gracias por tu lectura y comentario. Cuídate del frío que ya empieza por allá. Un abrazote.
    Eduardo

    ResponderEliminar
  12. Víctor Raúl Arellano Salazar22 de octubre de 2011, 16:00

    Eduardo:
    En noviembre se encendió la luz en tu corazón, después de un “la vida continúa”, en circunstancial momento que te relacionó con tres mujeres: tu amiga boliviana, tu madre y tu esposa, un buen inicio para este blog próximos a noviembre y a la aludida fecha… Y que hermosa forma de decirle a Terry: eres la dueña de mis más íntimos sentimientos.

    En el árbol hoy se mecen incontables narraciones, anecdóticas escenas, secretos anidados, ilusiones pasajeras, sentimientos encontrados, sueños aún no contados, correrías infantiles, decisiones no tomadas y tus ánimos de escribir con delicia sustantiva estas historias que tu pluma delicada las convierte en confesiones a este árbol que es tu vida.

    Enhorabuena Eduardo un buen comienzo siempre nos lleva a un final feliz.
    Víctor

    ResponderEliminar
  13. Víctor:
    Tu siempre en sintonía con lo que acá se dice... con lo que no se dice... y con lo que está por decirse. (Me imagino que tu "mochila" de la vida debe ser pesada con tanta experiencia y sabiduría que vas cargando por tus caminos)
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  14. Eduardo,
    Muy hermoso y lleno de sentimientos;..."los signos de la felicidad se nos presenta cuando tenemos abierto nuestro corazón para recibirlo y cuando damos en ese mismo momento todo lo bello que dentro de uno tenemos guardado"... un abrazo hermano.
    AlbertoQS

    ResponderEliminar
  15. Alberto:
    Muchas gracias. Saludos para Astrid y tus tres niños.
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  16. Eduardo, que emotiva la historia y como dice el dicho "Lo que es, es" y/o "Lo que nace, crece". Acaso al finalizar la narrativa del texto "Perdón la Luz...", al decir "Mamá tengo buenas noticias" significaba que sentiste un escalofrio por el cuerpo cuando conociste y conversaste 02 horas con Terry, o significaba que esa noticia era que presentiste que sería Ella el amor de tu vida? (La mayoría de mujeres somos curiosas).
    Felicidades por la esencia del tema narrado y por haberte casado con el amor que tocó tu corazón por eso (presumo) empezó siendo el hecho una buena noticia.
    Nelly

    ResponderEliminar
  17. Nelly:
    Entiendo la curiosidad. Recuerdo con exactitud la frase omitida al final de mi escrito. Lo dejo a la interpretación del lector (... aunque es bastante obvia!!) De todas maneras, el amigo Marco Arroyo (en su comentario) lo dice todo bien claro.
    Gracias por visitar al "Árbol".
    Eduardo

    ResponderEliminar
  18. ESTIMADO ED:

    Esta primera confesión a “tu” árbol, augura una fuente inagotable de exquisitos diálogos, que escarbando en tus vivencias, nos ofrecerás para el beneplácito de tus lectores.

    Saludo la premonición de tu fallido inglés, celebro el don de ubicuidad de ambos, porque gracias a esa virtud, germinó una amorosa relación que se engrandece cada dia mas, atesorando la ternura que cultivan vuestros corazones.

    Hermosa prosa, rozando el díficil tema de la emigración, las vicisitudes de un idioma que no te pertenece, pero también acaricias el candor que comenzó a emerger un primero de noviembre, entre una dama maravillosa que había viajado miles de kilómetros y un buen varón, “egresado” de San Isidro, quien también había viajado miles de kilómetros, para hallar el amor de su amor.

    A Terry, mi respeto y cariño, a ti de, mi consideración y admiración.

    Ed, que la luz...nunca se apague

    ResponderEliminar
  19. Gracias Rolando por escribir. Velaremos por que la luz no se apague!!
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  20. Hola Eduardo
    Ahora que estaba en mi último "homework", fagocitando todo tipo de refraneros o historias que me llegan, para enviarle como mensaje de texto una frase motivadora diaria a mi hija Edith, que ingresó a estudiar Enfermería, me cae a pelo tu historia. De manera que acomodádandola me salió "La luz siempre va a estar encendida para tus sueños". Robos y atracos parte, se siente que ha sido escrito con sangre, como pedía Nietzche; aunque para mi te estas guardando algunas cosas. Tus lectores queremos saber más. Un abrazo y felicitaciones por el nuevo blog. Gery

    ResponderEliminar
  21. Hey Gery:
    Felicitaciones para Edith, y que enfermería sea la luz donde sus sueños cobran realidad. Indudablemente la luz va más allá de esa meta: la luz debe siempre ser una entelequia que persiguimos a través de la vida.
    Un abrazo para tí.
    Eduardo

    ResponderEliminar
  22. Julio César Sifuentes Arias11 de noviembre de 2011, 17:43

    Saludos Eduardo:
    Eduardo amigo del alma, tal vez no creemos hasta que sucede para confirmar luego. Bendito el lugar y el motivo de estar alli (trabajo), bendita la coincidencia (divina), bendito el reloj que los puso puntual alli (suerte); bendita sea tu presencia (Terry AMOR).
    Desde Chimbote, Perú, Bendiciones por tu felicidad; Dios permita y la unidad de Ustedes conservar la luz de esa mirada que es del alma.
    Saludos para Terry tuvimos la feliz oportunidad de conocernos por tu presentación.
    Un abrazo fraterno y cariños para la familia.
    Tu amigo Julio César

    ResponderEliminar
  23. Julio César:
    Muchas gracias. Efectivamente todos estuvimos juntos en Chimbote el año pasado, fue una buena reunión de mi familia con los grandes amigos de las buenas épocas. Entre ellos tú, desde luego!!
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  24. Me encanta tu blog Eduardo, todo lo que escribes es tan bello tienes tanta inspiracion y sentimiento, continua siempre asi. Felicitaciones carísimo, un abrazo.
    Charo.

    ResponderEliminar
  25. Hey Charo:
    Gracias por leernos y escribirnos. Cariños para ti y los tuyos por Torino, Italia!!
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  26. Que buena historia felicitaciones porque escribes con sentimento!!
    un abrazo,
    Zoila

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Zoilita, siempre un placer contar con tu lectura. Saludos a la familia!!
      Eduardo

      Eliminar
  27. María Elena Arréstegui Pulido26 de febrero de 2012, 13:19

    La riqueza de los idiomas, las lenguas es muy importante, pero mas aun la comunicación con el ser humano, que a pesar de no entender bien e idioma, interesa mas aun el sentirse escuchado, querido, y el conocernos,,,,lo has escrito con tal realismo, con un lenguaje coloquial como todos tus relatos, que hasta me acordé del término, gringo, que es muy mexicano no?,,,,y que en Perú se dice mucho....simplemente me encantó!!!!!
    Nena

    ResponderEliminar
  28. Nena, muchas gracias por leernos y escribirnos tan encantadores comentarios. Efectivamente, en Perú usamos la palabra "gringo" bastante. Yo de chico la aprendí mirando películas de pistoleros escenificadas a ambos lados del río Grande, y en donde los mexicanos llamaban así a los pistoleros del norte.
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  29. Maria Aniceto Morales14 de marzo de 2012, 10:13

    Que bonita historia Eduardo,TERRY el amor de tu vida.
    Un Abrazo amigo
    Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, bienvenida a CONFESIONES A UN ÁRBOL. Un placer tenerte por acá.
      Un abrazo,
      Eduardo

      Eliminar